martes. 09.08.2022

El plan de ahorro energético que este viernes anunció el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y que aprobará el Consejo de Ministros este lunes, supondrá una traslación de las medidas que la Administración tiene en vigor desde mayo a buena parte del sector privado, así como instalaciones de uso público. Como acción más relevante, el Ejecutivo incluirá en el decreto-ley del día 1 de agosto la limitación de las temperaturas a 27 grados, si se trata de gestionar un aparato de aire acondicionado, o a 19 grados, si es la calefacción el sistema que se utiliza de cara al otoño y el invierno. Esta restricción de las temperaturas, muy vinculadas a las recomendaciones que hace el IDAE, permiten ahorrar el consumo de energía al ser más eficiente: por cada grado que se sube o baja la temperatura más allá de esas referencias, el consumo de electricidad aumenta entre un 5% y un 7%.

Con esta medida, el Ejecutivo quiere reducir el uso de gas como fuente de generación de luz (las centrales de ciclos combinados se nutren de esta materia prima para producir electricidad). Y se llevará a cabo en diversos ámbitos: lo tendrán que implementar, entre otros, comercios, transportes, hoteles, bancos u oficinas de empresas privadas. Ese decreto se inspirará en la orden ministerial que aprobó el Ministerio de la Presidencia para ahorrar energía en el sector público estatal, aunque contará con sus propias medidas al extenderlo a buena parte de la vida diaria de los ciudadanos.

El plan de ahorro energético: 27 grados en verano y a 19 en inverno