domingo 25/10/20

Podemos asume que los Presupuestos no podrán ser «excluyentes» y que estará Cs

Iglesias estará presente en las negociaciones que mantenga Hacienda a partir de ahora con el resto de los partidos
Pedro Sánchez preside junto a Carmen Calvo, Nadia Calviño, Pablo Iglesias y Teresa Rivera el Consejo de ministros de ayer en La Moncloa. BORJA PUIG DE LA BELLACASA

Tras las tensiones de las últimas semanas entre los socios de coalición, Pedro Sánchez y Pablo Iglesias han aparcado las discrepancias para asentar los cimientos de la próxima negociación presupuestaria, de la que depende, en gran medida, la estabilidad de la legislatura y su alianza. Un equilibrio de intereses en el que PSOE y Unidas Podemos asumen que las cuentas públicas serán «progresistas», en línea con el pacto gubernamental de ambas fuerzas, pero no podrán ser «excluyentes», en otras palabras, que no caben vetos a partidos como Ciudadanos. «No podemos excluir a ningún grupo político», remarcó el jefe del Ejecutivo, en una entrevista en la Ser.

Sánchez ha engrasado en los últimos meses la relación con la formación liberal para ampliar las posibilidades de pacto, consciente de la dificultad de reeditar la mayoría que permitió su investidura. Las reticencias de Unidas Podemos, sin embargo, han interferido desde el viernes en este esquema de trabajo. Fue entonces cuando el partido de Iglesias advirtió al PSOE de que no podría contar con ellos para unos Presupuestos elaborados con Inés Arrimadas. Ese amago de veto, sin embargo, ha quedado suavizado. El presidente y el líder de los morados acordaron en su encuentro del lunes que las dos formaciones elaborarán conjuntamente un borrador presupuestario que será el documento a partir del cual se establezcan las negociaciones con terceros, en las que estarán presentes ambas fuerzas de Gobierno.

CUATRO LÍNEAS

El documento estará inspirado por el acuerdo programático que el propio Sánchez e Iglesias firmaron en diciembre pasado. Especialmente en cuatro líneas de actuación: transición ecológica, transformación digital, cohesión social y territorial y agenda feminista. La reforma fiscal deberá esperar de momento, según dejó entrever Montero, en su comparecencia posterior al Consejo de Ministros.

«La fiscalidad se tendrá que modular y adaptar al momento del ciclo económico -reconoció-. No podemos ser ciegos a la situación económica». Sin embargo, la intención de aparcar la subida de impuestos es algo que todavía no está cerrada. Será un punto sobre el que tendrán que negociar la propia ministra de Hacienda y el secretario de Estado de Derechos Sociales y hombre de confianza de Iglesias, Nacho Alvarez, que este martes se reunieron para concretar las líneas políticas del borrador conjunto. Un encuentro que viene precedido por una serie de «reuniones previas» que Hacienda ha realizado con otros departamentos ministeriales, incluidos los de Podemos, en los que se ha sondeado cuales son las expectativas de cada uno para 2021.

EL APOYO DE ARRIMADAS

En el Gobierno son conscientes de que la negociación presupuestaria no será fácil de puertas hacia dentro ni con el resto de agentes externos, pero admiten que aparcando la subida de impuestos facilitan el apoyo de Ciudadanos. Los liberales defienden otras vías antes de tomar una decisión que implique mayores cargas fiscales. Su apuesta es «recaudar mejor, no más». «Estoy convencida de que hay un punto de encuentro entre todos», zanjó Montero, que auguró un «entendimiento rápido» con Podemos.

Arrimadas, aunque no llegará a su cita con Sánchez con posiciones maximalistas, tenía como objetivo alejar lo máximo posible la influencia morada del borrador presupuestario, algo que ahora se estima más improbable. El presidente ha garantizado a su socio que los acuerdos con el resto del arco parlamentario no «desnaturalizarán» el proyecto que consensúe la coalición. En todo caso, la líder naranja esperará a que el Ejecutivo les exponga primero su propuesta antes de sentarse a negociar con el Ministerio de Hacienda, «que es quien hace los Presupuestos».

«A nadie le sorprenderá -aseveró en Onda Cero- que nos sentimos más cómodos, y hemos negociado más cosas, con el PSOE que con la otra parte del Gobierno». Pero fuentes de la Moncloa confirmaron poco después que Alvarez estará presente en las reuniones que el Ministerio de Hacienda mantenga a partir de ahora con el resto de grupos. Sánchez ya había pedido a Ciudadanos que sea consciente de que su Gabinete «no es monocolor» y de que negocia con dos formaciones, no solo con el PSOE. «El Gobierno de coalición es un gobierno en coalición», apostilló Montero, que celebró que la formación naranja esté «anteponiendo los intereses del país» al cálculo «partidista» del PP.

Pese a que la vicepresidenta primera, Carmen Calvo, dio por sentado el lunes que no contarán con el respaldo de Esquerra, el presidente no fue tan lejos e incluso se ofreció a reunir la mesa de diálogo.

Podemos asume que los Presupuestos no podrán ser «excluyentes» y que estará Cs
Comentarios