lunes. 27.06.2022

«Deben plantearse cómo pueden ser más útiles: dentro del Gobierno o fuera». En Unidas Podemos tienen clara la respuesta al dilema deslizado por Gabriel Rufián. Su permanencia en el Ejecutivo no está en discusión, por mucho que las decisiones «unilaterales» de Pedro Sánchez les hayan colocado en más de un brete.

El portavoz parlamentario, Pablo Echenique, se esforzaba este martes por reivindicar a su formación como «pieza clave» en el gabinete, una categoría que la coalición morada espera escenificar en el paquete de medidas frente al impacto de la guerra en Ucrania.

Aunque la cuestión del Sáhara Occidental escuece al ser un tema históricamente delicado en la izquierda española, los morados optan por hacer de tripas corazón. Es cierto que no renuncian a manifestar la «incoherencia» del PSOE que deja a los saharauis «a los pies de la dictadura marroquí» e incluso ayer algunos de sus diputados exhibieron banderas del Frente Polisario en el Congreso, pero la discrepancia a este respecto pasa ahora a un segundo plano. Inflarla, diagnostican en la coalición, no haría más que complicar el relato sobre su continuidad en el Gobierno.

Dado que estiman irreversible el cambio de criterio sobre el Sáhara, los morados admiten necesitar una «victoria» en medio de tantos frentes para el Ejecutivo. Y ahí tienen claro que su impronta debe quedar marcada en el paquete de medidas que el Consejo de Ministros aprobará el próximo martes para mitigar los efectos económicos de la guerra.

Descartada su propuesta de un nuevo impuesto a las eléctricas, se centran en arrancar la congelación de la actualización de los alquileres y un cheque de hasta 300 euros para reducir la factura de la luz.

El Gobierno tampoco despejó ayer ninguna de las dudas que sobrevuelan tras el giro histórico en la posición sobre el Sáhara Occidental anunciado el pasado viernes. Durante la sesión de control celebrada en el Senado se limitó a defender sin muchas explicaciones la postura adoptada y asegurar que esta no ha supuesto ningún volantazo. «España está con Naciones Unidas, con la carta de Naciones Unidas, y con las resoluciones del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas», sostuvo el ministro de Exteriores, José Manuel Albares, que también quiso dejar claro que se trata de una tesis que «ya sostenía Zapatero» y que el Ejecutivo de Mariano Rajoy no desdeñó.

Podemos modera el choque con Sánchez