sábado 27/2/21

La Policía identifica a Miguel Ricart dentro de un edificio okupa en Madrid

El único condenado por el triple crimen de las niñas de Alcasser mostró su DNI a una patrulla
Miguelo Ricart en 1997, durante el juicio de Alcasser. ALBERTO ESTÉVEZ

La Policía Nacional ha puesto fin a siete años de anonimato de Miguel Ricart Tárrega, el único condenado por el triple crimen de las niñas de Alcasser. Una patrulla policial identificó el viernes al expresidiario en un edificio okupa del distrito de Carabanchel en Madrid. Ricart mostró su DNI a uno de los agentes cuando le pidieron su documentación.

La Policía suele realizar controles rutinarios para identificar a las personas que ocupan de forma ilegal el inmueble en la calle José Garrido, ya que algunas de ellas tienen pendientes reclamaciones judiciales. Ricart se encontraba con otro individuo cuando el agente le pidió que se identificara, según el periodista de La Sexta Manuel Marlasca. Fuentes policiales aseguraron ayer que el expresidiario no tiene ninguna causa pendiente con la Justicia, por lo que el policía le devolvió el DNI y la patrulla abandonó poco después el lugar.

Los vecinos se quejan de los problemas de seguridad en el tramo de la calle donde se encuentra el edificio y del trapicheo de droga, ya que algunas de las personas que frecuentan el inmueble son toxicómanos. Además, la cercanía de un centro escolar es otro motivo de preocupación. La finca se encuentra abandonada desde hace 11 años. Según los vecinos, una veintena de individuos malviven en la actualidad en el edificio y lo han convertido en un ‘narcopiso’.

Desde que salió de la cárcel de Herrera de la Mancha, Ricart fue sometido a un discreto control por parte de las fuerzas de seguridad. El revuelo mediático que causó su excarcelación el 29 de noviembre de 2013 le obligó a abandonar España.

En el propio tren que cogió en Manzanares (Ciudad Real) para desplazarse a Jaén nada más salir de prisión viajaban varios periodistas y dos policías de paisano que siguieron al recién liberado con la intención de averiguar dónde iba a dar con sus huesos.

Pero Ricart cambió su itinerario de huida y se apeó en Linares, donde hizo sus primeras declaraciones en libertad a un periodista del programa Espejo Público de Antena 3. «Mantengo lo que dije en su día. Soy una puta cabeza de turco. Tengo que demostrar que yo no fui», dijo con su rostro oculto con un pasamontañas. «Lo que hicieron con esas chicas no tiene perdón de Dios», añadió mientras caminaba por una calle cercana a la estación de Linares.

Las palabras del expresidiario se difundieron como avance de una entrevista en exclusiva.

En los 50 minutos de conversación que mantuvo con el periodista Sergi Ferré, Ricart también habló de su pasado delictivo: «He infringido la ley, he cometido errores, he robado un banco, he robado mucho. Gilipollas... Pero de ahí a lo otro...» Todo parecía indicar que la infundada teoría de la conspiración criminal en el caso Alcàsser sembraría otra vez dudas y sospechas por toda España.

Sin embargo, la entrevista no se emitió y el altavoz televisivo sólo estuvo al servicio del exconvicto durante unos segundos. El rastro de Ricart se recuperó en un hotel de Madrid, donde fue trasladado por dos reporteras de una productora.

La polémica se trasladó entonces a Telecinco tras los rumores de que ‘El programa de Ana Rosa’ estaba detrás de la exclusiva. Horas después, Mediaset afirmó que no daría «minutos de gloria televisivos a un asesino temido y repudiado por una sociedad muy dolida por estas excarcelaciones». El grupo de comunicación se refería a los presos que se beneficiaron de la derogación de la doctrina Parot.

Tras pasar por Córdoba, el expresidiario llegó a Valencia, donde estuvo una hora aproximadamente en la estación de autobuses, el expresidiario viajó luego a Girona. Allí volvió a pisar unas dependencias policiales para renovar su DNI, pero no pudo hacerlo porque no había pedido cita y le faltaba un documento.

La noche del 12 de diciembre de 2013, el exconvicto cogió un autobús con destino a Francia, donde se perdió su pista, aunque pudo regresar a España días después. Así lo indica un billete de autobús que presuntamente compró para realizar el trayecto París-Girona, según publicó el periódico El Punt Avui, tras alterar el orden de sus apellidos.

Tras pasar 21 años entre rejas, de una condena de 170, ‘El Rubio’, apodo de Ricart en su juventud, vivió ese tiempo completamente encerrado en su mundo. Su vida en la cárcel era tan mortecina como cómoda. Sólo la cuenta atrás de su libertad, cuando el Tribunal de Estrasburgo tumbó la doctrina Parot, devolvió cierta complacencia a su rostro.

Cinco familiares —su hija, una hermana y tres sobrinos— son las únicas personas allegadas que podrían compadecerse aún del expresidiario, que no se ha puesto en contacto con ningún familiar desde que salió de la cárcel. Su expareja no quiere saber nada de él.

La Policía identifica a Miguel Ricart dentro de un edificio okupa en Madrid