domingo 29/11/20

La Policía Nacional, la que más malos tacha del cartel de «se busca»

Hasta seis delincuentes buscados por la Justicia de diferentes países han sido detenidos en España en apenas una semana por la Policía Nacional, el cuerpo que lidera en Europa la lucha contra los prófugos. Solo en 2019, la sección de Fugitivos ha descolgado el cartel de «en busca y captura» de 486 criminales. 174 fugados han corrido la misma suerte en lo que va de año, unas cifras de detenidos inferiores debido a la crisis de la Covid y las restricciones impuestas de movilidad que también han afectado a las investigaciones.

Fernando González, el inspector jefe de esta sección que cuenta con 17 funcionarios, asegura que tienen buenas investigaciones pero también es verdad que España es uno de los destinos preferidos de quienes se quieren ocultar. Explica que zonas como la Costa del Sol, con comunidades asentadas de extranjeros y buen clima, hacen atractivo al criminal venir a nuestro país.

En Alicante, por ejemplo, se refugiaban dos fugitivos hasta que el día 28 la Policía llamó a su puerta en virtud de una reclamación de Reino Unido por delitos de fraude económico y blanqueo de capitales. Habían creado una falsa agencia de modelos y durante ocho años llegaron a defraudar casi 10 millones de libras esterlinas con supuestos books de modelos a 160 jóvenes.

En manos de la Justicia brasileña también ha puesto la Sección de Fugitivos hace diez días a un ciudadano dominicano buscado por apuñalar a su exnovia el año pasado en la ciudad de Porto Alegre. Fue detenido el 26 de agosto en Barcelona, donde se ocultaba e, incluso, regentaba un negocio. Estos dos operaciones se suman a otras tres recientes: el día 28 era detenido en Madrid un ciudadano pakistaní buscado en su país por asesinar a su sobrino en marzo de 2019 y ese mismo día, en la Línea de la Concepción (Cádiz), otro danés era arrestado en un hotel por un doble asesinato cometido en Malta hace 20 días , cuando accedió a una vivienda para cometer un robo y disparó en varias ocasiones a los dos moradores hasta acabar con su vida.

La Policía Nacional, la que más malos tacha del cartel de «se busca»