viernes 28/1/22

El Partido Popular no cambia de estrategia procesal en la causa de la ‘caja B’ que manejaba Luis Barcenas. La contabilidad paralela, defienden sus abogados, no sólo no existió sino que los llamados papeles de Bárcenas están manipulados, «no son verosímiles ni se trata de documentos contables reales». La letrada María Massó entró ayer en confrontación directa con los investigadores policiales de la causa para desacreditar las anotaciones del extesorero popular. Los mismo agentes de la Udef que dieron veracidad en sus informes al funcionamiento de una caja opaca en el partido sin fiscalizar por el Tribunal de Cuentas. Y que, junto a diferentes pruebas documentales y testificales, sirvieron al juez instructor Pablo Ruz para llevar el procedimiento a juicio con el aval de la Fiscalía Anticorrupción.

El tribunal de la Audiencia Nacional que juzga los presuntos pagos con dinero negro de las obras de la sede del PP, llevadas a cabo entre 2005 y 2011, escuchó también al inspector jefe que dirigió la investigación, Manuel Morocho, y a su equipo. Declararon como testigos-peritos y expusieron la metodología de trabajo para llegar a la conclusión, en virtud de los indicios acumulados, de que el PP fue dando «legalidad» al dinero disponible en su contabilidad paralela ingresándolo en cuentas bancarias, en ocasiones de forma fraccionada para cumplir con el límite legal establecido.

El PP choca con los policías para desacreditar los papeles de Bárcenas