miércoles. 10.08.2022
                      El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, recibe el aplauso de la bancada socialista ayer, durante el Debate de la Nación. KIKO HUESCA
El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, recibe el aplauso de la bancada socialista ayer, durante el Debate de la Nación. KIKO HUESCA

Pedro Sánchez llegó al Debate del estado de la Nación, el primero de su mandato, con una crisis económica en ciernes y la inflación disparada. Su receta, a poco más de un año de las elecciones, es más gasto público y nuevos impuestos a bancos y empresas energéticas, en un viraje a la izquierda que le reconcilia con sus socios de Unidas Podemos.

«Vamos a ir a por todas», confesó el presidente del Gobierno al anunciar unas medidas económicas dirigidas «a las clases medias trabajadoras» y que han recibido el aplauso de Podemos y las críticas del PP y del resto de la oposición que las tacharon de «populistas», de «campaña publicitaria» y que, alertan, solo traerán «más gasto y ruina».

Para Sánchez, «el gran reto que tiene España es la inflación», una «enfermedad económica grave» que empobrece a todos los ciudadanos y que dificulta cuestiones que ya eran complicadas, como pagar la hipoteca o el alquiler, tener hijos o intentar ahorrar.

Reconoció que la economía española se comportará en los próximos trimestres peor de lo esperado, aunque todo dependerá de cómo evolucione la guerra en Ucrania y de si Rusia cierra completamente el suministro de gas a Europa. Ante esta amenaza, avanzó que será necesario reforzar el ahorro energético, promoviendo el teletrabajo o con un uso más eficiente de la calefacción y del aire acondicionado.

Con esos mimbres, Sánchez anunció la creación de un impuesto temporal que gravará los beneficios extraordinarios de los bancos obtenidos por el aumento de los tipos de interés que se aplicará sobre los ejercicios de 2022 y 2023 y que se estima que recaudará 1.500 millones anuales.

Este tributo se suma al ya anunciado el pasado 25 de junio para las grandes empresas eléctricas, gasistas y petroleras, que en este caso gravará los beneficios extraordinarios derivados del alza de los precios de la energía. También tendrá dos años de vigencia y tendrá una recaudación estimada de 2.000 millones para cada ejercicio.

En el lado del gasto, el Gobierno aprobará la gratuidad de los títulos multiviaje y abonos mensuales de Cercanías y Media Distancia de Renfe desde septiembre y hasta final de año. También habrá una ayuda complementaria de 100 euros mensuales para un millón de estudiantes mayores de 16 años que ya disfrutan de una beca «para que nadie abandone sus estudios por motivos económicos», destacó.

Sin posibilidad de «cara a cara» entre Sánchez y Feijóo (no es diputado), la encargada de replicar al presidente del Gobierno ha sido la portavoz de su grupo, Cuca Gamarra, que ha reprochado al presidente del Gobierno que en vez de rectificar el rumbo y hacer autocrítica haya optado por huir hacia delante. Feijóo tendrá sin embargo voz para valorar el debate durante su intervención en un curso de verano que su partido organiza en El Escorial.

El presidente ataca la crisis con un giro a la izquierda a un año de las elecciones
Comentarios