domingo 25/7/21

El presidente califica de «impecable» la elección de Delgado

La exministra de Justicia Dolores Delgado durante el acto de traspaso de cartera a su sucesor en el cargo, Juan Carlos Campo, este lunes en el Palacio de Parcent.

Para Pedro Sánchez la elección de Dolores Delgado para fiscal general del Estado es todo un acierto. Es «impecable», dijo tras la primera reunión del Consejo de Ministros que aprobó la propuesta para que la exministra de Justicia esté al frente del Ministerio Público. El entusiasmo del presidente del Gobierno con su elección contrasta con el silencio en el PSOE, donde nadie ha salido a jalear la decisión, que suele ser lo habitual en estos casos.

Si hay mutismo en las filas socialistas, otro tanto ocurre en Unidas Podemos, un partido muy crítico con Delgado. El propio Pablo Iglesias, hoy vicepresidente segundo, afirmó hace dos años que «alguien que se reúne de manera afable con un personaje de las cloacas debe alejarse de la política. No es aceptable que en este país haya ministros que sean amigos de tipejos como (José) Villarejo», dijo Iglesias tras conocerse las reuniones y las charlas de la entonces ministra con el comisario de Policía, encarcelado desde noviembre de 2017.

Sánchez dio por hecho que el líder de Podemos asume la candidatura de Delgado porque las decisiones que adopta el Consejo de Ministros «son colegiadas».

El presidente hizo todo un panegírico de su excolaboradora. «Está absolutamente acreditada» para desempeñar el cargo; posee «un currículum «impecable y una solvencia fuera de dudas»; y «tiene todo el derecho del mundo y la confianza del Gobierno» para ejercer esa función. Aseguró que la «autonomía» de la futura fiscal general del Estado no se puede poner en tela de juicio por el hecho de que haya sido ministro de su Gobierno y diputada elegida en las últimas elecciones en las listas del PSOE porque en ambos casos figuró como independiente.

Pero a pesar de que, a su entender, no hay mácula alguna, ha pedido a su exministra que «actúe con absoluta independencia y garantice el estricto cumplimiento de la legalidad democrática». El presidente del Gobierno no ve razones fundadas para criticar la decisión porque su elegida cumple los requisitos para acceder al cargo.

Tampoco aprecia razones políticas para oponerse al nombramiento porque no tiene el carné socialista y es fiscal de carrera. Por eso, añadió, las críticas del PP, Vox y Ciudadanos son fruto de «prejuicios» y no «de hechos» ya que aún no ha asumido el cargo.

El presidente califica de «impecable» la elección de Delgado