martes 18.02.2020

Los nueve presos del ‘procés’ gozarán de la semilibertad

Cuixart sale a trabajar y Forn y Bassa podrán abandonar el penal de lunes a viernes
Cuixart a la llegada a su empresa en el día de ayer.
Cuixart a la llegada a su empresa en el día de ayer.

El presidente de Òmnium Cultural, Jordi Cuixart, comenzó ayer a beneficiarse del artículo 100.2 del reglamento penitenciario, que le permite ir a trabajar y realizar labores de voluntariado durante el día de lunes a viernes, y regresar a la cárcel a dormir. Suya fue la primera imagen saliendo de prisión, oculto detrás de un coche y haciendo la señal de victoria, hace un mes, y suya fue la primera secuencia entrando a trabajar, en su empresa, donde fue recibido como un héroe por sus empleados con aplausos y abrazos.

Jordi Cuixart es propietario de una empresa especializada en el diseño y producción de maquinaria industrial para envasados y durante los más de dos años que lleva en prisión se encargaba de la gestión empresarial desde el penal. «Han sido dos años y tres meses, y sabéis que vuelvo esta noche a la cárcel, pero seguiremos luchando para sacar adelante la empresa y trabajando por la libertad y la amnistía», afirmó en un breve discurso ante sus trabajadores. «La lucha continúa», escribió en Twitter.

Cuixart cumple una condena de nueve años de prisión por haber cometido un delito de sedición entre septiembre y octubre de 2017. El líder de Ómnium lleva en prisión desde el 16 de octubre de 2017. Es el primer preso del procés que ha empezado a beneficiarse del 100.2, un régimen de semilibertad, a caballo entre el segundo y el tercer grado, al que se acogerán los nueve presos del procés. Esta medida la decide la junta de tratamiento de cada cárcel y es de ejecución inmediata. No obstante, la Fiscalía puede oponerse y la decisión puede revocarla un juzgado de vigilancia penitenciaria y en última instancia la Audiencia Provincial. El 100.2 es independiente de los permisos de 48 horas o tres días solicitados por los presos. Por estar en segundo grado, los presos tienen derecho a 36 días de libertad al año.

Igual que Jordi Cuixart, Jordi Sànchez y Carme Forcadell ya tienen la autorización de su centro penitenciario para poder salir a trabajar o hacer labores de voluntariado. El dirigente de JxCat puede salir 11 horas al día durante tres días a la semana, mientras que la expresidenta de la Cámara catalana podrá salir tres días a la semana, durante nueve horas, entre otras cosas para cuidar a su madre, de edad avanzada.

Además, los exconsejeros Quim Forn y Dolors Bassa recibieron ayer el visto bueno de los penales de Lledoners (Barcelona) y Puig de les Basses (Gerona) para que puedan salir de prisión. Para ir a trabajar en el caso del exconsejero de Interior y para cuidar a un familiar, en lo que respecta a la exconsejera de Trabajo y Asuntos Sociales. Forn fue condenado a diez años de prisión y podrá abandonar el penal doce horas al día de lunes a viernes. Bassa cumple una pena de doce años y podrá salir tres días, durante ocho horas.

Son cinco los presos del procés que ya pueden beneficiarse de un régimen de semilibertad. Pero en las próximas semanas y meses podrían ser los nueve, según la previsión de la consejera de Justicia de la Generalitat.

Los nueve presos del ‘procés’ gozarán de la semilibertad