miércoles 18.09.2019

Los protegidos que abusen de la escolta la perderán

La circular de la Secretaría de Estado aborda una cuestión muy espinosa y que ha sido denunciada en multitud de ocasiones por los sindicatos policiales en los últimos años: el abuso de la escolta por parte de ciertos protegidos que han usado a los funcionarios como si fueran trabajadores a su servicio, que han hecho alarde de los funcionarios como signo de distinción o que han forzado a los policías y guardias civiles a trabajar hasta horas intempestivas protegiendo a un ‘amenazado’ mientras éste no se dedicaba a funciones oficiales o, simplemente, salía de copas.

Ignacio Ulloa entre los primeros trabajos que encomienda a la Comisión de Coordinación de los Servicios de Protección es el de elaborar «unas normas generales para el buen uso y funcionamiento del servicio de protección», que se entregarán a la persona ‘amenazada’ para evitar un mal uso.

Pautas a seguir

En ese manual, al ‘vip’ se le detallarán cuáles deben ser sus «pautas de conducta» y «reglas básicas» que deberá seguir si quiere seguir gozando de escolta. De no hacerlo, Ulloa da luz verde a los técnicos de Interior para quitar sin contemplaciones y de inmediato los guardaespaldas a los ‘amenazados’ díscolos. Los propios policías y guardias civiles que crean que están siendo sometidos a abusos podrán «elevar» sus quejas a la comisión.

Los protegidos que abusen de la escolta la perderán