domingo. 29.01.2023

El PSOE advierte a Podemos de que no apoyará leyes con «agujero»

La tensión entre los dos miembros del Gobierno se traslada a sus socios, que instan a aparcar diferencias

«El acuerdo se ha roto». Una llamada del PSOE a Podemos este lunes por la noche acabó sacando a última hora de la agenda del Consejo de Ministros de ayer la ley de familias. No era un proyecto cualquiera. La norma estrella del ministerio que gestiona Ione Belarra, que prevé cinco días anuales de cuidados o la ampliación del cheque bebé, sufre un nuevo retraso que ha abierto otra brecha en el Gobierno. Esta vez en un momento delicado. Pactada desde octubre, el socio minoritario de la coalición fue este martes un paso más lejos en la escalada de divergencias e insinuó que Ferraz, ya superado el trámite de los Presupuestos Generales del Estado (PGE), está pensando en el «cálculo electoral» ante los comicios de mayo. Acusaciones a las que los socialistas respondieron asegurando que el objetivo es «evitar agujeros en las normas».

Así se pronunció el portavoz del PSOE en el Congreso, Patxi López. El exlehendakari intentó zanjar una cuestión influida de lleno por el debate de la ley trans, sobre la que los socialistas mantienen vivas sus enmiendas, y a la aplicación de la ley del solo sí es sí, que desde su entrada en vigor el 7 de octubre ha propiciado la rebaja de varia decenas de penas a abusadores sexuales. López trató de tranquilizar a su socio, intentando demostrar que aún queda calendario para encajar muchas de las leyes que tienen pendientes antes de final de año. Dijo que era un problema de «sobredosis legislativa», pero los asuntos ya llevan tiempo acumulándose en el cajón y la lista va creciendo de manera proporcional al que lo hace el malestar de Podemos: ley de familias, derogación de la llamada ‘ley mordaza’, ley de vivienda, ley de bienestar animal...

Desde su nacimiento en enero de 2020, la coalición se ha visto inmersa en numerosas pugnas por la acción de Gobierno y su proyección parlamentaria, pero a seis meses de las elecciones locales y autonómicas el ambiente cada vez está más enrarecido. Hay nervios por el poso que cada formación quiere dejar en el electorado.

En ese contexto, el portavoz del grupo confederal de Unidas Podemos, Pablo Echenique, no escondió ayer su «preocupación» y avisó a los socialistas de que «se equivocan si piensan que el hecho de que no salgan leyes lideradas por ministerios de Unidas Podemos tiene alguna ventaja para ellos».

Pese a que desde el ala socialista del Gobierno intentan aclarar que no existe «intención voluntaria» de retrasar estas normas sociales, el debate lleva abierto desde principios de 2022, antes del inicio de la guerra en Ucrania, cuando el PSOE apostó por primar la tramitación de leyes económicas a lomos de los buenos pronósticos que auguraba la llegada de los fondos europeos. Pero once meses más tarde, disuelto este optimismo, Podemos encaja cada vez peor el retraso de sus medidas sociales.

QUE SE cambie la ley

Además de las citadas leyes, la propuesta de reforma de las pensiones del ministerio que dirige José Luis Escrivá ha contribuido a ahondar en ese malestar. La vicepresidenta segunda, Yolanda Díaz, sí se ha mojado en esta ocasión dejando claro que no comparte la propuesta de extensión del periodo de cómputo para calcular la pensión al considerarla «una pérdida de derechos».

Y en paralelo, este rifirrafe constante empieza a exacerbar al llamado bloque de investidura. Más País, Compromís y el BNG coinciden en reclamar a PSOE y Unidas Podemos que abandonen las peleas internas y se centren en aprobar las medidas sociales pendientes.

«Hay trenes que pasan y ya no vuelven», les recomendó Íñigo Errejón. Incluso empiezan a mostrar dudas por la norma del ‘solo sí es sí’. El portavoz de Compromís, Joan Baldoví, cree que «si la ley, con todas las buenas intenciones, no ha servido, pues que se rectifique».

El PSOE advierte a Podemos de que no apoyará leyes con «agujero»
Comentarios