domingo 29/5/22

El PSOE se queda solo entre sus aliados en su defensa del rey

Podemos, independentistas y nacionalistas reprochan al monarca que no hablara claramente de su padre y le acusan de tener un discurso vacío El PP y Cs alaban lo «oportuno» del mensaje de unidad y de defensa de la Constitución del jefe del Estado
                      DL26P21F1-18-40-15-7.jpg
DL26P21F1-18-40-15-7.jpg

El modo en el que los distintos partidos políticos acogieron el discurso de Felipe VI en Nochebuena volvió a poner de manifiesto la encrucijada en la que se encuentra el PSOE, sometido de manera recurrente a la presión de sus aliados por su defensa de la actual monarquía parlamentaria.

La presidenta del partido, la exmnistra Cristina Narbona, elogió sin pero alguno las palabras del rey. «Ha acertado tanto en el diagnóstico de los problemas como en la forma de reaccionar ante los mismos», dijo. Su socio de coalición, Unidas Podemos, lamentó, en cambio, la ausencia de «autocrítica» y de referencias directas a Juan Carlos I.

El reproche no fue exclusivo del partido minoritario del Gobierno. La secretaria de Organización de esta formación, Lilith Verstrynge, llegó a afirmar que «cada vez está más claro que el futuro no es lugar para una monarquía», pero también el resto de las fuerzas en las que el Ejecutivo se apoya en el Congreso pusieron de manifiesto, con mayor o menor intensidad, su desafección hacia la Corona.

«Esperábamos poco y ha aportado muy poco», desdeñó por ejemplo el presidente de la Generalitat y dirigente de Esquerra, Pere Aragonès. La portavoz de EH-Bildu en la Cámara baja, Mertxe Aizpurua, fue si cabe más contundente. «Está fuera de toda duda que la corrupción está en la esencia de la monarquía española. Todos sabemos de dónde viene y a dónde va», vaticinó. Incluso el más institucional Aitor Esteban, del PNV, argumentó que la jefatura del Estado arrastra un problema de «credibilidad». «El hablar de integridad pública y moral no es garantía de que exista esa integridad pública y moral, como hemos visto anteriormente, y cambiar el escenario y las fotos no es suficiente», remarcó.

El portavoz peneuvista también adujo que la opacidad que, a su juicio, rodea a la actividad de la Casa Real y el hecho de que quede excluida de cualquier tipo de control parlamentario no contribuye a mejorar la imagen de la institución.

El PSOE, que junto al PP y Vox se ha opuesto en múltiples ocasiones, a que se abran comisiones de investigación sobre asuntos relativos al rey emérito, se desmarcó una vez más de las críticas a la Corona y se limitó a poner en valor el mensajes de optimismo de Felipe VI y sus llamadas a la responsabilidad individual y colectiva y al diálogo y la colaboración institucional.

Los socialistas tienen presente, y así lo han manifestado en alguna ocasión, que si en algún momento se opta por legislar sobre la jefatura del Estado tendrán que ir de la mano del principal partido de la oposición, que ayer fue todavía más elogioso en su análisis del discurso del rey.

Su portavoz parlamentaria, Cuca Gamarra, lo describió como «brillante, oportuno y equilibrado» y como un reflejo de la «cercanía» de Felipe VI a «la España real». E hizo hincapié en «su férrea y oportuna defensa de la Constitución que en el PP —subrayó— compartimos en su totalidad». También Cs se situó entre los defensores de la figura del rey. Edmundo Bal criticó, de hecho, las reacciones de los independentistas y advirtió al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, de que «atacar» al jefe del Estado, como hacen sus aliados, es una forma de «atacar a España».

En su mensaje, Felipe VI reivindicó su papel institucional y subrayó su compromiso como jefe del Estado de ser «ejemplo de integridad pública y moral» en un momento complicado para la Corona, pero sin mencionar a su padre, reclamó «consenso» ante el polvorín político y señala la Constitución como marco del entendimiento.

El PSOE se queda solo entre sus aliados en su defensa del rey
Comentarios