martes. 31.01.2023
El PSOE considera «irrelevante» para el proceso de paz que Batasuna pueda celebrar o no la asamblea que ha convocado el próximo sábado en Barakaldo. A juicio de los socialistas, lo único «significativo» para despejar ese camino sería que el partido ilegalizado condenara el terrorismo y pidiera la disolución de ETA. Un paso que ayer reclamó en público al entorno de la banda el secretario de Organización, José Blanco. Ni el Gobierno y ni el Partido Socialista han tirado la toalla y mantienen intacta desde hace un año su apuesta por abrir un proceso de paz que les permita acabar con el terrorismo etarra. Este lunes, al término de la reunión de la dirección permanente del PSOE, su portavoz se dirigió a Batasuna y a ETA para «pedir» a sus integrantes que «anuncien el fin de las armas». Blanco no quiso relacionar esa declaración que desde hace meses espera el Ejecutivo con el cónclave que el día 21 pretende celebrar la formación ilegal. Para el número dos del PSOE es «irrelevante que se reúna o no» Batasuna para el proceso de paz. Que actúen los jueces El ministro de Justicia, Juan Fernando López Aguilar, recordó por su parte que el Gobierno no es quien puede actuar ante el cónclave de la izquierda aberzale, sino los jueces y el fiscal, que deberán determinar si el acto se debe prohibir. Una decisión que «deberá ser acatada, cumplida y observada con respeto por todos los poderes públicos». Si la asamblea se prohíbe será la Consejería de Interior del Ejecutivo vasco la que deba impedir su celebración, según el ministro. López Aguilar precisó por último que el derecho de reunión «no es ilimitado» y que no requiere de autorización previa, a diferencia de lo que ocurre con el de manifestación. «Injurias» El secretario de Organización atacó con dureza al líder de la oposición por haber acusado al presidente del Gobierno un día antes en Santiago de Compostela de «suplicar una tregua» a ETA para que los españoles perdonen que haya «triturado» la Constitución con el Estatuto de Cataluña. Blanco denunció que las palabras de Mariano Rajoy son «injurias» como también lo sería afirmar que el presidente del Partido Popular «suplica por que esa tregua no se produzca». En este contexto, el dirigente socialista instó a los populares a revisar quiénes son sus «enemigos» y les advirtió que los ciudadanos no les consentirán «detener la apuesta por la paz» de José Luis Rodríguez Zapatero. Blanco tildó a Rajoy de «radical y extremista», consideró que «después de unos cuantos años el Partido Popular vuelve a ser Alianza Popular» y concluyó que sus principales dirigentes deberían «retirarse para siempre».

El PSOE ve «irrelevante» para la paz el acto del grupo aberzale
Comentarios