lunes 19/4/21

Puigdemont apostaba por investir a Sánchez como hizo ERC aunque fuera «gratis»

Imagen de una independentista con un carnet de Puigdemont, el miércoles, en una manifestación a las puertas de la Generalitat. ALEJANDRO GARCÍA

La operación Volhov llevada a cabo por la Guardia Civil contra la cúpula en la sombra del independentismo es una caja de sorpresas. No solo porque hubiese dirigentes nacionalistas que alardeaban de que Rusia apoyaría el ‘procés’, incluso con el envío de tropas, sino porque revela cambios de posición muy profundos de Carles Puigdemont, desconocidos hasta la fecha. Según asegura el juez en el auto judicial, Puigdemont era favorable a investir gratis a Sánchez. «La esfera de influencia de Xavier Vendrell es tan importante que afirma que Puigdemont le dijo que había que hacer presidente a Pedro Sánchez, aunque fuese gratis», según relata el magistrado del juzgado 1 de Barcelona en el auto de orden de detención a partir de conversaciones grabadas por la Policía.

Vendrell fue detenido el miércoles en el marco de una operación impulsada por este juzgado por un presunto desvío de fondos al proceso soberanista, en el que fueron arrestadas treinta personas, once de las cuales seguirán arrestadas hasta que pasen a disposición judicial. Entre ellos, Vendrell, David Madí u Oriol Soler, tres destacados dirigentes del secesionismo, miembros del estado mayor que lideró el proceso secesionista en octubre de 2017. De ser ciertas las palabras de Vendrell, dejaría muy tocada la posición de JxCat, pues demostraría que ha actuado durante meses con el único objetivo de diferenciarse de ERC. Táctica electoral, disfrazada de pureza independentista.

Independencia

Y es que, uno de los principales argumentos que utiliza JxCat para atacar a Esquerra y de esta forma cuestionar su compromiso con la independencia es su apoyo a la investidura de Pedro Sánchez. El presidente del Gobierno salió elegido con los votos del PSOE, Unidas Podemos, PNV, Más País-Compromís, Nueva Canarias, BNG y Teruel Existe; 167 votos a favor y 165 en contra. Sánchez logró salir elegido, en parte, gracias a la abstención de Esquerra. JxCat votó en contra y acusó a sus socios en el Govern catalán de ofrecer su apoyo a Sánchez de forma gratuita, sin pedir nada a cambio. Esta afirmación aún la mantiene, a pesar de algunos movimientos como la mesa de diálogo o la tramitación de los indultos. La estrategia de JxCat en relación a la gobernabilidad española ha provocado fuertes tensiones internas en los últimos meses. Marta Pascal acabó de distanciarse definitivamente del expresidente cuando propició que el PDeCAT apoyara la moción de censura que tumbó a Mariano Rajoy. Puigdemont estaba en contra, desde la premisa del ‘cuanto peor, mejor’. No obstante, esa posición en ocasiones ambigua ya la mostró en octubre de 2017. Hay quien asegura que el expresidente quería convocar elecciones y ahorrarse la declaración de independencia y quien mantiene todo lo contrario. El Govern no se lo cree La investigación policial puesta en marcha el miércoles apunta sobre todo hacia los delitos de malversación, soborno, prevaricación, tráfico de influencias, blanqueo de capitales y desórdenes públicos. Más que hacia una trama de espías como se apunta con la presunta injerencia rusa. La embajada rusa en Madrid se mofó de la posibilidad de que 10.000 soldados de su país pudieran salir al rescate del ‘procés’. «10.000, no, más bien un millón», afirmaron con ironía a través de Twitter en la legación diplomática. El Govern tampoco quiso ayer dar «credibilidad» a la operación llevada a cabo por el Instituto Armado a instancias del juez. El vicepresidente Pere Aragonès, afirmó que se ha construido un relato falso con voluntad de atacar al independentismo. «Cuando un informe policial parte de que hay 10.000 soldados rusos dispuestos a intervenir Cataluña, la credibilidad de las conjeturas que se hacen queda automáticamente descartada», aseguró. «Ya hemos visto muchas veces cómo hacen un gran espectáculo policial que acaba en nada», dijo. El presidente en funciones salió en defensa de los dirigentes y los funcionarios que salen cuestionados en los autos.

«Inverosímil»

El vicepresidente del Govern, Pere Aragonès, ha negado este jueves toda credibilidad a las «conjeturas» que contiene la investigación de la Guardia Civil sobre 21 personas relacionadas con el ‘procés’ y que da verosimilitud a un hipotético envío de tropas rusas para apoyar al independentismo catalán.

En concreto, el juez que investiga el desvío de fondos públicos para costear los gastos de Carles Puigdemont en Waterloo sospecha que, días antes de la declaración unilateral de independencia de octubre de 2017, Rusia ofreció trasladar a Cataluña a 10.000 soldados.

Esta hipótesis recogida por el juez, según Aragonès, resta toda «credibilidad a las conjeturas que hace esta investigación».

Los autos del juez, según el vicepresidente del Govern, «no indican ninguna irregularidad, son meras conjeturas», y «ya hemos visto muchas veces cómo hacen un gran espectáculo policial que acaba en nada».

«Estamos cansados de intervenciones judiciales que a partir de escuchas fragmentadas intentan construir un relato falso», ha denunciado Aragonès, que ha expresado «toda la confianza del Govern en los trabajadores públicos involucrados» en la investigación.

Puigdemont apostaba por investir a Sánchez como hizo ERC aunque fuera «gratis»
Comentarios