jueves. 09.02.2023

El rey respalda el mayor gasto en Defensa ante la «brutal» guerra de Rusia en Ucrania

Felipe VI ve «significativo» el aumento del 26% en los presupuestos del Gobierno de Pedro Sánchez y Echenique le critica ahora por pedir «más dinero público para bombas y armas» La ministra Margarita Robles señala a Putin como responsable de esta «cruel» guerra y reitera que España seguirá volcada en la ayuda y apoyo a Ucrania
                      Felipe VI pasa revista ayer a las tropas en la Pascua Militar en la plaza de la Armería de Madrid. J.J. GUILLÉN
Felipe VI pasa revista ayer a las tropas en la Pascua Militar en la plaza de la Armería de Madrid. J.J. GUILLÉN

El rey aprovechó ayer su discurso de la Pascua Militar, la solemne apertura del curso castrense en el Palacio Real, para mostrar su respaldo al «significativo» aumento del gasto militar aprobado por el Gobierno en los Presupuestos Generales del Estado de 2023. Felipe VI, mando supremo de las Fuerzas Armadas, vestido en esta ocasión con el uniforme de capitán general del Ejército del Aire y del Espacio, respaldó la importante inyección económica al Ministerio de Defensa, que provocó en su momento no pocas tensiones entre los socios del Ejecutivo, PSOE y Unidas Podemos, que tuvieron continuidad tras estas palabras del monarca con unas declaraciones del portavoz morado Pablo Echenique.

Se trata de una partida de 12.850 millones de euros, casi un 26% más que en 2022. Un incremento que don Felipe apoyó por la trascendencia de la guerra en Ucrania, que consideró «injustificable, ilegal y brutal», aunque evitó señalar directamente la responsabilidad del presidente ruso Vladimir Putin. «Entre los desafíos a los que nos enfrentamos como europeos, la invasión de Ucrania ha hecho evidente la importancia de invertir en Defensa», subrayó el jefe del Estado.

Ante la presencia del presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, de los ministros del Interior, Fernando Grande-Marlaska, y Defensa, Margarita Robles, y de la cúpula de los generales, don Felipe señaló que el compromiso adquirido por España con la Otan en la pasada cumbre de Madrid —alcanzar el 2% del PIB en gasto militar en 2029 frente al 1,2% actual— supone «un reto» para dotar a las Fuerzas Armadas de una fuerza «más moderna, eficaz y sostenible a medio y largo plazo».

«Por ello, en un entorno estratégico como este, para que nuestros Ejércitos y Armada puedan cumplir con todo lo que se les demanda, es preciso dotarlos de los recursos necesarios que garanticen una formación de la máxima calidad, unas capacidades suficientes y de vanguardia tecnológica, y una operatividad flexible y adecuada», propuso el primer oficial del Ejército.

Esta defensa del gasto militar provocó la reacción del portavoz parlamentario de Unidas Podemos, Pablo Echenique, que criticó el posicionamiento de don Felipe. «Pide gastar más dinero público en bombas y en armas. Una cosa hay que reconocerle al hombre: no se equivoca nunca a la hora de elegir programa electoral. Tiene muy claro el modelo de país y de sociedad que defiende y a quiénes representa», expresó en su perfil de redes sociales.

Una reflexión que reavivó las críticas que durante el debate de los presupuestos manifestaron dirigentes y miembros de Unidas Podemos en el Gobierno por esta partida de Defensa. Aunque finalmente justificaron que se trataba de un compromiso del PSOE con la Otan, que no querían ni comparten, pero que deben asumir la «correlación de fuerzas» en el Ejecutivo al ser el socio minoritario, según explicó el presidente del grupo parlamentario Jaume Asens en octubre.

«El agresor Putin»

En su intervención, el rey hizo también un análisis geopolítico de las consecuencias de la invasión rusa, «que ha devuelto la guerra a nuestro continente y ha alterado gravemente el orden internacional y pone en serio riesgo la seguridad europea», dijo. No obstante, en línea con el discurso de los líderes de la Otan, añadió que este conflicto bélico, «lejos de socavar la unidad y provocar fisuras entre todos aquellos que defendemos el Derecho Internacional, la libertad, la paz, los valores democráticos y un orden internacional basado en reglas, lo que ha conseguido es reforzar nuestra cohesión y presentar un frente común».

En la misma línea, la ministra Robles alabó en su discurso previo la respuesta firme de los aliados y su fortaleza «frente al agresor Putin», el «único responsable» de esta «cruel e injustificada» guerra, que ayer vivió horas de aparente tregua declarada por el presidente ruso por la Pascua ortodoxa. «Tenemos la fuerza moral de defender algo tan preciado como la libertad», justificó la titular de Defensa para reafirmar el compromiso con el pueblo ucraniano: «No les vamos a dejar solos, su sufrimiento es el nuestro. España va a seguir volcada en su ayuda y apoyo».

Con un tono más encendido, Robles defendió que la inversión en Defensa supone invertir en paz, seguridad y en los valores democráticos «que compartimos todos los países de la UE y la Otan». «El esfuerzo presupuestario permitirá además consolidar las mejoras retributivas de los militares, afianzar las políticas de igualdad y mejorar la conciliación laboral, personal y familiar», aseguró la ministra en respuesta a los reproches desde las asociaciones de uniformados representadas en el Consejo de Personal de las Fuerzas Armadas.

En cada alocución del 6 de enero desde que es monarca, Felipe VI se ha ceñido de forma escrupulosa a cuestiones meramente militares, de defensa y de seguridad nacional. Y sólo dobles lecturas en acontecimientos relevantes, como el proceso secesionista en Cataluña en 2017, permitieron ir un poco más allá de la neutralidad política que exhibe el jefe del Estado en sus intervenciones oficiales.

Este año, además de su referencia al gasto militar y a la guerra de Ucrania, el discurso de la Pascua Militar —que ha cumplido el 241 aniversario— tuvo tres menciones importantes. Dos asuntos datan de 2022, el nuevo concepto estratégico salido de la cumbre de la Otan celebrada en Madrid, que tuvo una relevante repercusión para España, y el agradecimiento al despliegue de la Unidad Militar de Emergencias (UME) en la campaña contra los incendios forestales. El tercer tema que destacó el jefe del Estado fue el cambio de nombre del Ejército del Aire al introducir la coletilla «y del Espacio». Consideró que era necesario establecer un órgano para unificar las medidas dirigidas a controlar, proteger y garantizar el uso del entorno aéreo y del espacio ultraterrestre simultáneamente, dando su aprobación tras 83 años con la anterior denominación.

El rey respalda el mayor gasto en Defensa ante la «brutal» guerra de Rusia en Ucrania
Comentarios