lunes. 15.08.2022

Sánchez anunciará una batería de medidas económicas para neutralizar hoy a Feijóo

PSOE y Podemos se conjuran para no mostrar en el Debate debilidad ante el PP pese a las tensiones por el gasto militar
                      Sánchez ayer, en la residencia del embajador de Japón para firmar en el libro de condolencias por el asesinato de Abe. BORJA PUIG DE LA BELLACASA
Sánchez ayer, en la residencia del embajador de Japón para firmar en el libro de condolencias por el asesinato de Abe. BORJA PUIG DE LA BELLACASA

El Gobierno se prepara para afrontar el debate sobre el estado de la nación tras una semana de tensiones en la que PSOE y Unidas Podemos chocaron por el aumento del gasto militar y la vicepresidenta segunda, Yolanda Díaz, llegó a pedir una reunión «urgente» con los socialistas. El objetivo primordial es no mostrar debilidad frente a la oposición y, mientras siguen buscando fecha para este encuentro de la comisión de seguimiento, ambos socios se conjuran para evitar el fuego amigo y no evidenciar sus diferencias.

El plan de Moncloa pasa por una primera intervención de Pedro Sánchez cargada de épica en la que el presidente repasará los logros de la coalición, como el escudo social, frente a todas las calamidades que han azotado la legislatura: una pandemia, la erupción del volcán de La Palma o la guerra en Ucrania. A continuación vendrá el golpe de efecto, el jefe del Ejecutivo anunciará una batería de medidas económicas y sociales para el año y medio que resta antes de las generales.

Unidas Podemos, por su parte, evitará hacer sangre pese al enfado de ciertos sectores de la coalición con el PSOE. La delicada situación en la que se encuentran las confluencias moradas hace desaconsejable un enfrentamiento televisado y la propia Díaz reconoció ayer que «Sánchez sabrá estar a la altura». Sin embargo, el portavoz del grupo confederal morado, Pablo Echenique, no dejará pasar la oportunidad de insistir en la necesidad de que el Gobierno gire a la izquierda en lo que resta de legislatura como única vía «ganadora» que evitaría, señalan una y otra vez, una nueva sangría de votos. Esta tesis ocupa el lugar central del argumentario desde que la secretaria general de Podemos, Ione Belarra, compareció el día después de las elecciones andaluzas del 19-J, que dejó tocada su marca y la de Ferraz.

Estos deberes pasan por «una reforma fiscal de izquierdas», un pacto de Estado que garantice más inversión pública en servicios sociales —sobre todo en sanidad y educación— y vencer en la pugna por la subida de impuestos a las empresas eléctricas.

Unidas Podemos entiende que la intención de Sánchez de elevar el PIB en Defensa hasta el 2% antes de 2029 es irreversible e irremediable, por tanto buscarán la baza de obtener contrapartidas a cambio de tragarse el sapo. «Espero que podamos alcanzar una solución imaginativa», zanjó la semana pasada Díaz. En términos similares, respecto a la conveniencia de este giro a la izquierda, se moverán también Esquerra, EH Bildu y Más País, socios habituales del Gobierno. Pero sobre todo, el discurso de Echenique cargará las tintas contra el PP tras las publicaciones de los audios de la ex secretaria general del partido, María Dolores de Cospedal, en la que esta pedía al excomisario José Manuel Villarejo, montar una causa contra el partido basada en información falsa. Con este movimiento también esperan restar protagonismo a Vox en el debate y disipar las discrepancias que existen con su socio de coalición.

Enfrente, PP, Vox y Ciudadanos, usarán las cartas del continuo ruido que existe dentro del Consejo de Ministros en medio de una inflación que ya supera el 10%. El asunto económico será una presa a la que se aferre para dibujar un sombrío panorama la portavoz de los populares, Cuca Gamarra, que ejercerá de ariete de Génova ya que su líder, Alberto Núñez Feijóo es senador y no diputado, por lo que, pese a estar presente en el hemiciclo, no podrá intervenir en el debate.

Sánchez anunciará una batería de medidas económicas para neutralizar hoy a Feijóo
Comentarios