sábado. 02.07.2022

El Tribunal Constitucional considera que el estado de alarma, o cualquier otra declaración de excepcionalidad, no puede «interrumpir el funcionamiento de ninguno de los poderes constitucionales del Estado y, de modo particular, el Congreso de los Diputados». La corte acepta con este argumento el recurso planteado por Vox y declara nula la decisión de la Mesa de la Cámara baja del 19 de marzo de 2020 de congelar los plazos para las iniciativas parlamentarias que se tramitaban en aquel momento.

La corte de garantías concluyó ayer que la Mesa del Congreso vulneró el «derecho fundamental de participación política» de los diputados (artículo 23 de la Constitución). La decisión de paralizar el calendario contó en su día con los votos favorables de los representantes en el órgano de gobierno parlamentario del PSOE y Unidas Podemos y el rechazo del PP y Vox. La presidenta de la Cámara, Meritxell Batet, declaró entonces que el «Congreso no se cierra», aunque la actividad en el palacio de la carrera de San Jerónimo en aquellos primeros días de la pandemia desapareció. Un día antes, el 18 de marzo del año pasado, se había celebrado un pleno restringido —acudieron una treintena de diputados— en el que Pedro Sánchez expuso las razones para declarar el estado de alarma. Logró el apoyo unánime de la Cámara.

El TC asestó con esta resolución el segundo varapalo a la estrategia jurídica del Gobierno ante la pandemia. El primero fue el 14 de julio con la declaración de inconstitucionalidad del estado de alarma. La decisión de la corte, que también anuló el acuerdo de la Mesa del 21 de abril de 2020 por el que desestimó la solicitud de reconsideración planteada por Vox, estuvo lejos de ser unánime. Contó con seis votos a favor y cuatro en contra.

El Tribunal Constitucional declara ilegal el cierre del Congreso en la pandemia
Comentarios