sábado 27/2/21

Agnus Dei

AGnus Dei

Sigue el cordero ahí,

En espacio esencial ante tiniebla,

Sobre una mesa gris, ara del mundo.

Tan quieto y maniatado,

Nos pide la piedad

Con un silencio blanco que apacigua.

Siempre fue de los mansos

El espacio letal del sacrificio,

Esa entrega al dolor

En busca de un sentido que se escapa

A la gula voraz de los verdugos.

Invócanos, cordero,

Desde lo indescifrable de tu estar

De otra manera.

Ten piedad de nosotros,

Que vivimos de espaldas al sentido

Que tú transmites con tu mansedumbre.

Pide que desatemos

Las cuerdas de tus patas maniatadas.

Ya no podemos soportar

Ese estado de gracia que te inviste,

Ese tu estar ajeno

A la atadura que hoy el mal del mundo

Te tiene colocada.

Ya no sabemos invocarte,

Tampoco soportamos

Tu súplica callada,

Tu gracia, tu quietud, tu mansedumbre,

Tu silencio, tu entrega, tu dolor…

Cifrados en el ser de la blancura.

Ten piedad de nosotros

Agnus Dei
Comentarios