viernes. 09.12.2022
Adelantarse a los acontecimientos

Un modelo de eficiencia

iRiego modeliza los regadíos para obtener la máxima eficiencia en el gasto de agua y energía, innova en las aplicaciones que ofrece a sus agricultores para gestionar sus cultivos desde el móvil y ahora analiza los datos para poder adelantar las decisiones que mejoren las cosechas
La app permite controlar desde el teléfono móvil la situación en tiempo real, mientras la empresa analiza los datos obtenidos para hacer sus procesos más eficientes. JESÚS F. SALVADORES

Un pequeño equipo experto en modelización de regadíos se ha convertido en apenas ocho años en un gran grupo que desarrolla continuamente nuevas aplicaciones para las comunidades de regantes y los agricultores, con el objetivo no sólo de mejorar su calidad de vida y la gestión de los cultivos sino de afinar al máximo la eficiencia energética.

Por razones medioambientales, de ahorro de agua y electricidad, y de coste para los regantes. Ahora los ingenieros de iRiego desarrollan sistemas de teledetección que, a través de imágenes vía satélite, permitirán comprobar en tiempo real la evolución de las cosechas para actuar frente a necesidades puntuales.

Los sistemas de aprendizaje desarrollados permiten mejorar los procesos a través del análisis de datos continuo

Y trabaja en el análisis de datos para que los regantes puedan adelantar sus decisiones basándose en los comportamientos ya conocidos.

«iRiego comenzó su andadura en 2013, con un grupo de cinco personas que trabajábamos ya en otra empresa del sector. Nos especializamos en modelización de regadíos con la Comunidad de Regantes del Páramo Bajo, con la que ya habíamos trabajado.

Empezar desde cero fue muy duro, pero hemos ido creciendo y los proyectos hoy son numerosos», explica Carolina Angulo, responsable de gestión de la empresa.

30 profesionales

En la que a día de hoy trabajan de forma continua alrededor de 30 profesionales, desde ingenieros informáticos a agrónomos, de telecomunicaciones, ambientales,... Y personal de atención a los regantes. En campaña llegan a superar el medio centenar de personas, muchas de ellas «muy cerca de las comunidades de regantes».

León era una provincia ideal para crecer en un primer momento en los productos para comunidades de regantes modernizadas.

«Hay mucha disponibilidad de agua en los pantanos, y más comunidades de regantes, y todo eso se puede gestionar. Están muy modernizadas, todo se hace por telecontrol, prácticamente no se pisa la parcela para nada. Toda la información está en los smartphones y desde ellos se gestiona. En eso es en lo que más se ha evolucionado en estos últimos años».

El sistema de control de fugas analiza el gasto de agua y la presión para lanzar alertas y que actúe el personal técnico

Hasta hace no tanto el riego se había modernizado, pero no estaban disponibles las aplicaciones para móviles. «Venían a la oficina, pedían el riego, lo programábamos, y el hidrante se abría a su hora y regaba. Pero vimos que el regante no tenía información al momento de lo que estaba pasando, y entonces decidimos apostar por las app. Fue hace siete años, todo era muy distinto entonces. Hemos ido creciendo con los agricultores, enseñándoles cómo manejarlas hemos ido aprendiendo sus necesidades. Ellos nos han ido pidiendo formas cada vez más accesibles».

Angulo destaca que al principio «las personas que más interés mostraron fueron las mayores, hicimos cursos de cómo utilizar las aplicaciones, pero también enseñamos mucho a manejar los smartphones».

Expansión nacional

Ahora iRiego tiene implantación a nivel nacional, y está en pleno proceso de crecimiento. Además de en León llevan comunidades de regantes en Córdoba, Galicia, Huesca, Navarra, Aranda de Duero,... Gestionan más de 40.000 hectáreas y siguen ampliando su mercado por todo el país.

Las soluciones que ofrecen han ido a más viendo las necesidades de todos estos regantes. «Empezamos a diseñar y vender programadores de riego, pero también la aplicación. Hacíamos los sistemas de gestión de las comunidades, y al regante le ofrecemos tecnología para atender su finca, para que sepa lo que está pasando en cada momento sin necesidad de tener que ir allí. Eso les ha cambiado mucho la vida, y permite aprovechar otros horarios también para los riegos. A partir de ahí hemos ido ampliando las posibilidades de la aplicación».

Permite realizar riegos automáticos en períodos horarios más baratos

Uno de los aspectos al que presta especial atención todo este proceso de modernización de regadíos es el ahorro energético, especialmente ahora con la importancia de los precios de la electricidad para los costes de la explotación. Para ello han desarrollado un sistema de nueva generación de control de consumos, que define las horas de máxima eficiencia, organiza los riegos en función de las peticiones de los regantes y ajusta la demanda sobre una estimación de consumo.

Este mecanismo, junto con un sistema de telecontrol, permite realizar riegos automáticos en períodos horarios más baratos. A mayores, iRiego tiene un sistema experto en aprendizaje continuo que permite mejorar mediante el análisis continuo de datos.

De cara al agricultor, la aplicación le permite solicitar el riego a través de su teléfono, y comprobar en todo momento cómo evoluciona en tiempo real. Ofrece además datos sobre el caudal y la presión de los hidrantes, así que no es necesario acercarse a la parcela ni siquiera para detectar posibles irregularidades.

Alerta 24 horas

Porque detecta incluso fugas, para evitar inundaciones en los cultivos. «Si se produce una rotura la gráfica registra un incremento del gasto de agua y alerta; y la aplicación dispone también de alarmas si aprecia fallos en la presión, para indicar las averías».

Todos estos avances repercuten también directamente en una mejora de los cultivos, ya que permite establecer en cada momento las necesidades de riego, incluso por zonas. «Controla la necesidad de agua en cada cultivo, parcela, época del año, según la meteorología,...».

En este sentido la empresa estudia también la instalación de sensores de humedad, «que nos permitirían tener mucha más información de la evolución de los cultivos»; pluviómetros, temperatura, fotos semanales de la evolución de los cultivos, humedad del suelo,... De forma que los agricultores tengan en todo momento la máxima información para tomar las mejores decisiones y obtener el mejor cultivo».

Con las sequías y los cambios meteorológicos muchos agricultores están ya planteándose diversificar

También tienen previsto poner en marcha sistemas para obtener mayor eficiencia con los fitosanitarios. «Es una gran preocupación medioambiental en este momento, y va a haber muchas restricciones en los próximos años. Con la teledetección será posible determinar de manera más exacta las necesidades de los cultivos, y no utilizarlos en exceso. Además, permite detectar a tiempo plagas o zonas de malas hierbas, y el agricultor puede tratarlas a tiempo».

Toda una serie de herramientas que se adaptan también al cambio que está registrándose en el tipo de cultivos. «Hasta ahora en la provincia se sembraba sobre todo maíz, remolacha, algo de alubia, alfalfa,... Pero con las sequías y los cambios meteorológicos muchos agricultores están ya planteándose diversificar y tener cultivos que consuman menos, como cereales, quinoa,... Están ya probando a ver cómo funcionan. Ellos sabes que también tienen que innovar, y las políticas de ayudas agrarias también parece que van a ir en ese sentido, en la necesidad de diversificar».

En ese camino avanzarán también con las nuevas propuestas de análisis de datos para desarrollar nuevas herramientas.

Un modelo de eficiencia
Comentarios