lunes 06.04.2020

Redes a prueba de cuarentena

MUCHO QUE HACER. La pandemia del coronavirus impone la confinación en casa durante largos días y noches. La tecnología abre la ventana para acompañar todas las actividades y aficiones. Para alimentar la necesaria rutina
Centenares de aplicaciones con tutoriales sobre todo tipo de deportes están disponibles en las redes y ayudan a mantener el estado físico y anímico. PILIEI
Centenares de aplicaciones con tutoriales sobre todo tipo de deportes están disponibles en las redes y ayudan a mantener el estado físico y anímico. PILIEI

No se trata de dar marcas ni propuestas concretas, sí de señalar que estar confinado en casa no implica estar sin nada que hacer. Más bien al contrario. La cuarentena social será larga, sea cual sea su duración. Imponerse horarios y rutinas, más allá de las obligaciones, es el gran ejercicio de superación personal que se plantea ahora. Y la tecnología es la principal ventana que se abre para prácticamente todos los ciudadanos. Incluso para los que tienen más problemas con el mundo digital, de la mano de voluntarios y allegados. Allá donde ya no pueden llegar los pasos, llegan las redes. Y las ideas. El mundo tecnológico se ha volcado además en la colaboración social para superar la pandemia del Covid-19 más allá de los aspectos sanitarios o laborales. Estamos dentro de los hogares, y desde ahí existe todo un mundo por explorar. Por aprender. Por disfrutar. Manos a la obra. Desde el primer momento.

Las propuestas que facilita la tecnología abarcan todos los aspectos de la vida que se ven limitados con la imposición de confinamiento del estado de alarma, y son un filón a organizar y explotar para superar con el mejor ánimo posible la difícil situación que atraviesa el país y el mundo. Incluso, como ocurre con cada crisis, una oportunidad para explorar nuevas curiosidades y aficiones. Para ponerse al día con lo pendiente. Para entregarse a las debilidades. Para compartir de una forma novedosa. Para armarse física y anímicamente frente a la adversidad. Una carrera de fondo a beneficio de nosotros mismos.


El ocio delante de las pantallas ha de ser sólo una parte de las actividades de los más pequeños durante estos días. DL

Para empezar, las operadoras de telefonía y datos del país han reforzado la red de telecomunicaciones para hacer frente a la avalancha de consumo que se inicia ya. Y han adelantado propuestas para hacer más llevadera la situación de emergencia, como el aumento del volumen de datos disponibles en los contratos, el regalo de canales de televisión, de revistas, las iniciativas de telemedicina,... Y algo muy importante en las próximas semanas, la atención a los más pequeños, con el refuerzo de contenidos de ocio y educativos infantiles. Un aumento gratuito de los servicios para hacer del mundo virtual y las propuestas de ocio los mejores compañeros para que el tiempo de cuarentena no sea tiempo perdido.

Como en todos los aspectos del mundo digital, la prudencia es la principal guia a la hora de acceder a los servicios

Las propuestas son infinitas y las aplicaciones para llevarlas a cabo también, sólo se trata de bucear entre la oferta para encontrar la que mejor se adapte a las preferencias. Para empezar, no es necesario dejar de ‘quedar’ con los amigos y la familia. Las quedadas virtuales se disparan, desde viodeollamadas en grupo hasta fiestas virtuales. Pasarlo bien todos juntos a través de la pantalla es una buena opción para mantener el contacto y distraerse.

Y ahí están las redes sociales, para informarse y para seguir a quienes nos interesan, ahora más que nunca. Las plataformas que ofrecen series de televisión y películas serán el recurso más utilizado durante las próximas semanas. Ponerse al día en todo aquello que cinematográficamente está pendiente y distraer la atención de la realidad durante un tiempo es una opción elegida multitudinariamente. Aunque no es la única.

Todo tipo de aficiones y curiosidades se comparten en las redes para estar confinados sin que eso implique estar parado

Estar en casa no implica dejar de moverse, y la práctica del deporte se impone más como una necesidad que como una opción. El nivel lo pone el usuario. Desde apps para estirar los músculos o relajarse con el yoga a propuestas para salir de la cuarentena en forma con un programa intensivo, la oferta de aplicaciones y entrenadores en las redes es infinita. Sólo hay que buscar la que mejor se adapte al estado físico o a las preferencias, y poner en el debe de cada día la obligación de no ceder a la pandemia con la inmovilidad.

Aprovechar el parón, si no del trabajo sí del ocio, puede pasar también por acceder a una de las muchas propuestas de formación on line que abundan en las redes, y se adaptan a los niveles, sectores e intereses de los alumnos virtuales. Ahí está también la eterna asignatura pendiente de los idiomas, en la que se puede conciliación ocio y obligación: estudio, y serie o película en versión original.


Las series de televisión son una de las grandes estrellas de la cuarentena generalizada. DL

Si en algún sector de la población hay que poner más atención en las próximas semanas, además de en las necesidades de los mayores y su especial vulnerabilidad, es en los niños. Su rutina habitual se ha venido abajo por una realidad que difícilmente entienden, y crear unos nuevos hábitos es fundamental para mantener su estabilidad física y emocional. Estar encerrados en casa es especialmente difícil para ellos, y la tentación de dejar pasar los días frente a las pantallas, series o videojuegos, un peligro a atajar desde el primer momento. Mantener unos horarios fijos y estables es la principal herramienta de estabilidad, en los que se incluyan momentos para el trabajo, la distracción y el ejercicio físico.

La mayor parte de los centros educativos tiene establecido un sistema por el que los deberes seguirán siendo una realidad a través de los medios tecnológicos. En todo caso, seguir estudiando y avanzando en los contenidos, y no perder los hábitos de los deberes, son el primer objetivo a tener en cuenta. También la necesidad de establecer tiempos de ejercicio físico y juegos más allá de las pantallas.

Libros o hacer recorridos virtuales por museos de todo el mundo son buenas alternativas. JESÚS F. SALVADORES

En último caso, el refuerzo tecnológico para el ocio de los menores llega también de la mano de las principales plataformas tecnológicas, que han intensificado los contenidos infantiles disponibles en los canales de televisión, y también en las plataformas de videojuegos. Ojo como siempre con los contenidos a los que pueden acceder. Y, en caso de duda, acudir a herramientas como las que pone a disposión el Instituto Nacional de Ciberseguridad (Incibe) y sus servicios específicos para los más pequeños.

Por último, para compartir y avanzar en todo tipo de aficiones y curiosidades, los centenares de propuestas que los buscadores aportan cada vez que se quiere cons ultar algo. Desde jardinería a manualidades, de fotografía a bricolage, del baile a la lectura, de lo s videosjuegos a la relajación. Miles de opciones para estar confinados sin estar parados.

Más...

Las tiendas de alimentación sí están... Luego es también buen momento para explotar o desarrollar habilidades culinarias, incluso compartirlas cocinando en familias. Las propuestas en las redes de recetas son infinitas. Y para todos los gustos. La cocina relaja y alimenta, no hay mejor combinación para estar en casa.

Un buen momento para apostar por el orden Temido y eternamente pospuesto. Llegar al fondo del armario y vaciar la mochila vital de rémoras arrinconadas durante años. Las tendencias orientales se imponen, la practicidad también. Los tutoriales son una buena fórmula para inspirarse ante una tarea dura... pero siempre necesaria.

Redes a prueba de cuarentena
Comentarios