sábado 21/5/22

El fiscal alemán que investiga la desaparición en Portugal de la niña inglesa Madeleine hace quince años ha afirmado a una televisión portuguesa que han encontrado nuevas evidencias que le confirma que Christian Brueckner asesinó a la niña. La justicia lusa ha calificado como sospechoso al ciudadano alemán, evitando así que se cierre el plazo para seguir con la investigación.

Las declaraciones de Hans Christian Wolters han coincido con el aniversario de la desaparición de la pequeña, que tenía tres años, cuando dormía con sus hermanos en el apartamento de un complejo turístico en Praia de Luz. Los padres, Kate and Gerry McCann, se habían ausentado para cenar con unos amigos en el restaurante del complejo y descubrieron la ausencia de su hija al regresar.

La desaparición creó una gran conmoción en el Reino Unido y los padres, con ayuda de los medios británicos, extendieron el impacto de lo sucedido para alentar la búsqueda de la niña. El martes, la pareja reanudó tras dos años de pandemia el ritual de recordar a Madeleine en una reunión pública con amigos y simpatizantes en la localidad donde residen, cerca de la ciudad de Leicester.

Según el diario ‘The Sun’, Wolters afirmó también el martes, en una entrevista con la televisión portuguesa que habían «hallado nuevos hechos y nueva evidencia».

«No es evidencia forense, pero es evidencia que nos lleva a estar seguros de que él es el asesino de Madeleine McCann», declaró. Brueckner, de 45 años, ocupaba una vivienda a unos tres kilómetros del lugar en el que desapareció la niña.

DELITOS SEXUALES DE TODO TIPO

El acusado tiene un largo historial de delitos sexuales a menores y adultos. Antes de que una mujer irlandesa le denunciase por violación en 2004, tras entrar en su apartamento, a media hora de Praida de la Luz, Brueckner había sido condenado en Alemania por la violación, en la misma comarca y con similar violencia, de una jubilada estadounidense de 72 años.

Wolters ha explicado que habrá recopilado pronto las pruebas suficientes para presentar los cargos contra Brueckner por la violación de la mujer irlandesa. Tendrá entonces tiempo para rematar la investigación sobre Madeleine.

El abogado del acusado —que afirma que en el momento de la desaparición mantenía una relación sexual consentida con una mujer—, ha afirmado que Wolters no tiene nada contra su defendido, subrayando que él mismo afirma que no tiene evidencia forense.

La periodista portuguesa que entrevistó a Wolters le preguntó si la nueva evidencia son fibras del pijama de Madeleine halladas en la furgoneta en la que se desplazaba Brueckner y si fue él quien secuestró a la niña. El policía se negó a confirmarlo o rechazarlo porque el sistema legal requiere que se informe de la evidencia recabada primero a los abogados del acusado. En todo caso, negó que Brueckner tenga una coartada creíble.

Alemania tiene otra evidencia contra el supuesto asesino de Madeleine
Comentarios