sábado 28/5/22
                      El metanero Nikolay Urvantsev, cargado con gas ruso en el puerto de Bilbao. LUIS TEJIDO
El metanero Nikolay Urvantsev, cargado con gas ruso en el puerto de Bilbao. LUIS TEJIDO

Las dificultades para que los Veintisiete se pronuncien con una única voz sobre el embargo al petróleo y gas rusos han llevado a Bruselas a abrir la puerta a que sea cada Estado el que tome acciones de forma individual sobre esta cuestión. «Europa está comprometida con la reducción de la dependencia energética de Rusia y cualquier acción de los países en ese sentido será bienvenida», indicó este viernes un portavoz del Ejecutivo comunitario. La unidad europea ante la agresión rusa a Ucrania comenzó a diluirse en el quinto paquete de sanciones, el primero que incluía castigos energéticos. A pesar de que Europa aprobó finalmente el veto a las importaciones de carbón de Moscú, Alemania, Hungría y Austria advirtieron de que bloquearán cualquier embargo al gas y el petróleo ruso, por su gran dependencia de este suministro. De hecho, Berlín calcula que tardará un año en poder cortar el grifo a Rusia. Por el contrario, países como España y Francia se han mostrado a favor de un veto energético urgente y han instado a la UE a tomar una decisión al respecto. El procedimiento para aprobar las sanciones contra Rusia requiere de unanimidad en el Consejo Europeo, por lo que el bloque comunitario asume que el embargo a la energía rusa se hará a dos velocidades y anima a que aquellos países menos dependientes corten sus lazos con Moscú. El jefe de la diplomacia europea, Josep Borrell, se pronunció en el mismo sentido en una entrevista concedida a varios medios de la alianza Lena, donde asumió que no habrá un veto conjunto. Al menos, a corto plazo. «No será por unanimidad, pero los países pueden actuar para cortar el petróleo y el gas ruso», señaló.

La UE trabaja contrarreloj para reducir su dependencia energética de Rusia, país desde el que importa el 26,9% del petróleo y el 45,3% del gas natural, una factura energética que mueve cerca de 800 millones de euros diarios. Esas importantes cifras llevaron al Gobierno francés a señalar recientemente que cualquier sanción sin un veto energético será «vacía», ya que no parará la máquina de guerra rusa.

La importancia de China

Lo mismo opina EE UU, que ya se ha comprometido a suministrar 15.000 millones de metros cúbicos de gas natural licuado (GNL) a Europa este año. Pero para que el bloqueo occidental impacte realmente en el Kremlin también es necesaria la colaboración de China. Durante una reunión diplomática Bruselas y Washington reclamaron este viernes a Pekin mayor claridad en su posición sobre la invasión rusa y que garantice que no ayudará a Moscú a sortear los castigos económicos.

Cada país de la UE decidirá sobre el gas y petróleo rusos
Comentarios