viernes. 27.01.2023

España protege al soldado condecorado por Putin que desertó de la guerra

La Fiscalía General refuerza el ‘blindaje’ tras revelarse su residencia temporal en el país

La Fiscalía General del Estado tutela con celo la estancia en España de Nikita Chibrin, el soldado ruso de 27 años que desertó en junio de la guerra de Ucrania y que entró en territorio nacional en noviembre por el aeropuerto de Madrid-Barajas tras un largo periplo por cinco países.

El militar nacido en Yakutsk, un pueblo al este de Siberia, e integrante de una brigada condecorada por su «heroísmo» por el presidente Vladimir Putin, dispone de un permiso de estancia temporal hasta el 18 de mayo mientras se tramita su solicitud de protección internacional por razones políticas. El Ministerio Público, a través de unas diligencias de investigación declaradas secretas que dirige su departamento en la Audiencia Nacional, y una unidad policial encargada de indagar delitos contra la comunidad internacional son los responsables de supervisar el caso Chibrin.

Las pesquisas judiciales se activaron después de que el uniformado manifestó durante su estancia en el centro de migrantes de Barajas su intención de denunciar y documentar ante un tribunal internacional los «crímenes de guerra» que habría cometido la unidad en la que estaba integrado.

Se trata de la 64ª Brigada de Fusileros Motorizados de Guardias Separados, un grupo acusado de graves violaciones de derechos humanos en la región de Kyiv en marzo. Este fue el caso de la masacre de Bucha, la ciudad a 37 kilómetros al norte de la capital en la que fueron asesinados más de 450 civiles en el mes de ocupación de las fuerzas rusas, o la matanza menos conocida de la cercana Andriivka, donde se produjeron además saqueos en casas y locales comerciales.

El soldado se enroló en el Ejército ruso en junio de 2021 por cuestiones económicas y ocho meses después fue enviado «engañado» a la «operación especial» en Ucrania a través de Bielorrusia, según explicó a los técnicos de la oficina de asilo, dependiente del Ministerio del Interior. Casado y padre de un niño, negó su participación en estos crímenes y aseguró que no disparó «ni una sola vez», ya que fue degradado a tareas de limpieza y mantenimiento tras rebelarse ante sus mandos nada más cruzar al país vecino, el 24 de febrero, el primer día de la invasión. Antes servía como mecánico de la brigada.

La cobertura de Osechkin Putin llegó a otorgar el título honorífico de «guardias» a esta unidad y elogió su «gran heroísmo». Tras irse de la región de Kyiv, la brigada se trasladó a Buhaikva, una ciudad de la región de Járkov antes de pasar por el frente de Chernóbil. El 16 de junio Chibrin huyó de Rusia escondido en un camión con destino a Bielorrusia. En este país de la órbita de Moscú comenzó su periplo de cuatro meses antes de recalar en Madrid. Para ello, contó con el apoyo de la organización Nuevos Disidentes (Gulagu.net), que preside Vladimir Osechkin, un activista contrario a Putin que ayuda a personas en la misma situación y que reside en Francia desde 2015. Chibrin se trasladó primero a Kazajistán y desde allí pasó por Qatar, Túnez y Marruecos.

Pese a que la organización de Osechkin reveló su identidad —explican que lo hacen para fortalecer sus denuncias, reforzar la veracidad de sus testimonios y presionar en sus solicitudes de asilo—, la Fiscalía ha otorgado al soldado la consideración de testigo protegido después de que su seguridad quedara comprometida al difundirse también el centro de refugiados de Madrid donde estuvo alojado, ya que estaba escrito en su permiso temporal de residencia.

Fuentes jurídicas y policiales consultadas permanecen a la espera de que Chibrin, que no ha tenido reparos en hablar con algunos medios nacionales y extranjeros bajo la cobertura de Osechkin, aporte «pruebas fidedignas» de los crímenes de guerra que dice conocer y que habría documentado en el frente de combate. No obstante, los primeros contactos con los agentes que llevan su caso no han satisfecho las pretensiones que anunció el propio denunciante durante su estancia en el aeropuerto de Barajas. Incluso llamó sospechosamente la atención el intento del grupo opositor de llevárselo a Francia, pese a que su expediente de residencia se tramita aquí y su movimiento tiene limitaciones fronterizas.

En marzo la Fiscalía General, bajo la batuta de Dolores Delgado, abrió unas diligencias de investigación sobre la «agresión» rusa contra Ucrania, país en el que también residen ciudadanos españoles. Unas pesquisas, apoyadas en la Comisaría General de Información de la Policía, que buscan «preservar los elementos del delito» para en un futuro poder señalar a los responsables y a sus víctimas ante los tribunales correspondientes. El testimonio de Chibrin encajaría en este objetivo.

España protege al soldado condecorado por Putin que desertó de la guerra
Comentarios