lunes. 15.08.2022
Energía

La guerra empuja a la UE a romper tabúes y declarar verde el gas y la nuclear

El pleno avala dividido la polémica norma de la Comisión Europea
                      Votación en el Europarlamento que dio ayer el visto bueno a declarar verde el gas y la energía nuclear. JULIEN WARNAND
Votación en el Europarlamento que dio ayer el visto bueno a declarar verde el gas y la energía nuclear. JULIEN WARNAND

El pleno de la Eurocámara afrontó ayer una votación decisiva sobre el acto delegado de la Comisión Europea para calificar como actividades sostenibles la energía nuclear y el gas. La iniciativa del Ejecutivo europeo recibió el apoyo de 328 eurodiputados, 278 votos en contra y 33 abstenciones, por lo que el Parlamento Europeo ha avalado muy dividido su adopción.

La propuesta que Bruselas presentó en febrero para incluir estas dos energías en su reglamento sobre taxonomía, que cataloga las inversiones verdes en la UE, provocó el rechazo de expertos asesores y de países como España, Austria, Dinamarca y Luxemburgo. También de las organizaciones ecologistas, que estiman que la nuclear y el gas no cumplen los requisitos para ser consideradas energías verdes.

La gran división que ha provocado la nueva normativa se cristalizó ayer en el Parlamento con una votación muy dividida. Tras conocerse el respaldo de la cámara europea, un grupo de espontáneos lució camisetas en las que se podía leer «traición».

Bruselas, por su parte, defendió ante la Eurocámara que la energía nuclear y el gas son necesarias «como actividades de transición» antes de alcanzar la neutralidad climática y acelerarla. La comisaria de Servicios Financieros, Mairead McGuinness, aseguró además que la taxonomía es un «instrumento voluntario para orientar a los inversores para alcanzar los objetivos climáticos» pero que «no es política energética», algo que, recordó, depende de cada Estado miembro.

Crudo en picado
El petróleo cae de los 100 dólares por primera vez en cuatro meses por el temor a la crisis

El coste del petróleo ha roto una barrera, pero esta vez a la baja. Después de semanas consecutivas en las que ha ido acumulando importantes subidas, el precio del crudo ha constatado ayer el desplome que venía sufrido en cuestión de días, provocado por el temor a una recesión más cercana de lo que se creía y, por tanto, de una posible reducción de la demanda de esta materia prima. El barril de Brent bajó hasta 99,50 dólares, lo que supone un 3% menos que la jornada previa.

De esta forma, rompe el suelo psicológico de los 100 dólares. Y lo hace después de haber acumulado una semana en constante negativo, en la que su precio ha caído casi un 20%. El 28 de junio superaba ampliamente los 120 dólares. La última vez que vio esos 100 dólares fue a mediados de abril, en plena Semana Santa, dos semanas después de que el Gobierno pusiera en marcha el primer plan anticrisis con la bonificación de hasta 20 céntimos por litro.

Las señales de desaceleración económica en Europa y Estados Unidos, junto a una aportación adicional de la producción de países como Arabia Saudí, han provocado la caída del precio del crudo. Y con ello, el coste de los combustibles. Para este miércoles, el coste medio del diésel se encuentra en los 2,05 euros por litro (frente a los 2,10 euros que llegó a alcanzar el día 24 de junio), mientras que el de la gasolina se sitúa en los 2,10 euros frente a los 2,14 euros de hace dos semanas.

Mientras, la Duma o la Cámara de Diputados de Rusia aprobó ayer una serie de enmiendas que endurecen las leyes que sancionan, entre otros delitos, los de traición, espionaje y llamamientos públicos a acciones contra el país y el Estado Mayor de la Defensa de Ucrania revocó la prohibición de que los hombres en edad militar que pueden ser llamados a filas abandonen sus lugares de residencia sin permiso, después de que fuera criticada por el presidente, Volodímir Zelenski.

La guerra empuja a la UE a romper tabúes y declarar verde el gas y la nuclear
Comentarios