sábado. 04.02.2023

Hallan al menos ochenta cadáveres con disparos en la cabeza en un río de Siria

Las víctimas mortales eran varones de entre 20 y 30 años y estaban maniatadas.
Algunos de los cuerpos que fueron encontrados ayer en la ciudad de Alepo.

Al menos 80 cadáveres de varones de entre 20 y 30 años de edad aparecieron ayer con disparos en la cabeza en un barrio de la ciudad de Alepo, en el norte de Siria. Fuera del país, muchos refugiados sirios comenzaron a viajar al sur del Líbano, a zonas controladas por el movimiento chií Hebolá, afín al Gobierno del presidente sirio Bashar Al Assad.

Los Comités de Coordinación Local, que agrupan a diversas organizaciones opositoras del interior de Siria, elevaron a 80 el número de hombres supuestamente ejecutados de un disparo en la cabeza en el barrio de Bustan al Qasr, en Alepo, lo que elevaría a 134 el «número de mártires» registrado ayer en el conjunto Siria.

«El número de cuerpos de mártires no identificados localizados en Bustal al Qasr ha aumentado a 80», después de haber sido «extraídos del río Quweiq», indicaron los Comités en su cuenta de Facebook. Con este balance, el número de muertos en Alepo se eleva a 90.

La misma organización informó de que los «134 mártires» registrados ayer en el país incluyen a «ocho niños y cuatro mujeres» y ha precisado que el balance incluye 19 muertos en Damasco en sus suburbios, doce en Deraa y más de una decena en las ciudades de Homs, Idlib y Deir a Zor.

Poco antes, el Observatorio Sirio para los Derechos Humanos (con sede en Londres pero con una amplia red de informantes dentro de Siria) había informado en su cuenta de Facebook de la aparición de al menos 65 cadáveres de varones de entre 20 y 30 años de edad, maniatados y con disparos en la cabeza aparentemente efectuados a quemarropa, en el barrio de Bustan al Qasr, a orillas del río Quweiq.

Más combates

Entretanto, los opositores de Al Assad, incluidos combatientes vinculados a la red terrorista Al Qaeda, se hicieron ayer con el control de un organismo de seguridad en la ciudad de Deir el Zor tras días de intensos combates, según un vídeo difundido ayer por activistas y un grupo a favor de la oposición.

En el vídeo publicado en una página web puede verse un grupo de hombres armados con fusiles de asalto en el exterior de un edificio que, según ellos, era una sede de la agencia local de Inteligencia. Algunos de los insurgentes llevaban una bandera negra con la declaración islámica de fe y el nombre del Frente al Nusra, una facción rebelde que tiene lazos con Al Qaeda en Irak.

El Observatorio Sirio de los Derechos Humanos afirmó que los combatientes liberaron a prisioneros que se encontraban en el interior de las instalaciones.

También hubo enfrentamientos entre las fuerzas contrarias al régimen de Bashar al Assad y milicianos kurdos en Ras al Ain, en el norte y cerca de la frontera con Turquía, de acuerdo con el Observatorio.

Hallan al menos ochenta cadáveres con disparos en la cabeza en un río de Siria
Comentarios