miércoles 25/5/22
Imagen de un parque de Dublín el pasado lunes. AIDAN CRAWLEY

Los dos grandes partidos irlandeses, el democristiano Fine Gael y el centrista Fianna Fáil, estudian un acuerdo alcanzado por sus respectivos líderes para formar un Gobierno de coalición, más de dos meses después de las elecciones generales.

Los grupos parlamentarios de ambas formaciones analizarán un «programa de entendimiento» negociado por el primer ministro en funciones, el conservador Leo Varadkar, y Michaél Martin, ganador de los comicios celebrados el pasado 8 de febrero.

El centrista Fianna Fáil (FF) obtuvo 38 de los 160 escaños en juego, por 35 del Fine Gael y 37 del izquierdista Sinn Féin, el antiguo brazo político del ya inactivo Ejército Republicano Irlandés (IRA), unos resultados que dejó a todos muy lejos de la mayoría absoluta.

Aunque logró un asiento menos que el FF, el Sinn Féin de Mary Lou McDonald fue el partido más votado y, en consecuencia, tomó la iniciativa para formar un Gobierno progresista con otras fuerzas minoritarias y diputados independiente afines, si bien no ha recabado suficientes apoyos hasta la fecha.

En este contexto y en respuesta a la urgencia que ha inyectado la crisis del coronavirus, Varadkar y Martin han acercado posiciones para cerrar un gran acuerdo entre sus partidos, que se han repartido el poder en este país durante casi un siglo, desde su creación en 1922. Aun en el caso de que los grupos parlamentarios de FG y FF den su visto bueno al documento, deberán acercarse a otros partidos, como los Verdes, Laboristas y Demócratas Sociales, para lograr una mayoría estable. A este respecto, tanto Varadkar como Martin han recalcado que no contemplan formar Gobierno con los republicanos del Sinn Féin por su pasado violento y sus políticas económicas, que tachan de populistas y radicales.

El ministro de Justicia en funciones, Charlie Flanagan, explicó hoy que tanto el FG como el FF entrarían en un hipotético Gobierno de coalición en «iguales condiciones de autoridad», con «igualdad entre ministros» porque «este histórico acuerdo» debe construirse sobre «bases de igualdad». El negociador jefe del FF, Michael McGrath, aseguró que en las conversaciones no se ha abordado quién sería el próximo primer ministro. «Lo primero, por supuesto, sería lidiar con las enormes consecuencias económicas de la crisis de la Covid-19 y preparar un plan de recuperación nacional, así como sacar conclusiones de las pasadas elecciones generales».

Irlanda pone un cordón sanitario al Sinn Fein en el futuro gobierno
Comentarios