viernes 22/1/21

Israel envía un refuerzo militar a la frontera con Líbano por Hizbulá

Israel decidió enviar ayer más refuerzos militares a su área fronteriza con el Líbano, donde la tensión es alta tras un peligroso incidente ocurrido el lunes con la milicia chií Hizbulá.

Después de evaluar la situación, el Ejército ordenó reforzar la zona con sistemas de inteligencia, armamento con capacidades avanzadas y unidades especiales, informó un portavoz militar.

Todo ello se produce tras un pico de tensión que ayer por la tarde activó la alerta de seguridad en la hermética demarcación que divide estos dos países enemigos. Según Israel, un comando de Hizbulá intentó infiltrarse a territorio bajo su control, por lo que las tropas abrieron fuego y el grupo chií respondió con disparos.

Sin embargo, la milicia negó que hubiera habido «un enfrentamiento o tiroteo», y acusó a los israelíes de una acción unilateral.

Hizbulá ya amenazó antes con vengar la muerte de uno de sus miembros en un ataque la semana pasada en Damasco que se atribuyó a Israel, y tras el incidente de ayer aseguró que la venganza «está definitivamente en camino».

En guardia

Ante el temor a un ataque, las tropas israelíes siguen en guardia para impedir cualquier agresión, y según el Canal 12 de noticias, el aparato militar detectó que Hizbulá también está en alerta máxima al otro lado de la frontera. «No recomiendo que nadie ponga a prueba al Ejército o a Israel, estamos decididos a defendernos», advirtió hoy el primer ministro, Benjamín Netanyahu, que visitó el área y se reunió con altos cargos militares.

Según el jefe de Gobierno, todo lo sucedido «es resultado de los intentos de Irán» y sus aliados libaneses «para afianzarse militarmente» en la región, y acusó al líder de Hizbulá, Hasan Nasralá, de servir intereses iraníes «a expensas del Líbano».

Las autoridades libanesas también reaccionaron hoy a la tensión. El primer ministro, Hasan Diab, pidió «precaución en los próximos días», y acusó a Israel de violar la soberanía del país árabe «con una peligrosa escalada militar».

«Hizbolá está jugando con fuego, cualquier ataque será respondido con gran fuerza», advirtió Benjamín Netanyahu ayer. El Ejército del Estado judío aseguró haber «frustrado un intento de infiltración de un comando terrorista de Hizbolá», que habría cruzado la Línea Azul, la demarcación establecida por Naciones Unidas. La milicia chií lo negó y aseguró que todo fue debido «a los nervios» del enemigo. No hubo bajas a ninguno de los dos lados. Desde que hace una semana el miliciano de Hizbolá, Ali Kamel, murió en un bombardeo de Israel en Damasco, la tensión no ha parado de crecer en esta zona norte a la espera de una respuesta.

Israel envía un refuerzo militar a la frontera con Líbano por Hizbulá
Comentarios