domingo. 29.01.2023

Millones de ucranianos sobreviven en condiciones de «vida extremas»

Los bombardeos rusos dejan quince provincias con graves problemas de luz y agua
                      Una anciana corta un tronco de un árbol en Jersón para usarlo como combustible. ROMAN PILIPEY
Una anciana corta un tronco de un árbol en Jersón para usarlo como combustible. ROMAN PILIPEY

Apagón en Kiev. Dos días después de la lluvia de misiles que cayeron en la capital ucraniana, así como en otras regiones, la población aún sufre graves problemas de luz y agua a las puertas de un mes de diciembre que se espera más frío de lo habitual con el peso de una guerra que ya cumple nueve meses. 15 de las 24 provincias del país continúan con severas dificultades, y la peor situación se encuentra en Kiev, donde aproximadamente el 50% de los residentes siguen a oscuras. La tormenta de bombardeos rusos que desde principios de octubre se ha cebado con las infraestructuras eléctricas ha afectado sobremanera a los más débiles, que siempre son los que más sufren en una guerra, los civiles. «Millones de personas se ven sumergidas en condiciones de vida extremas y terribles» a causa de esta ofensiva rusa, afirmó ayer el alto comisionado de la ONU para los Derechos Humanos, Volker Türk, quien cifró en al menos 77 los civiles muertos desde el mes pasado en los ataques del Kremlin contra infraestructura crítica. «Tomado en su conjunto, esto plantea serios problemas según el derecho internacional humanitario, que requiere una ventaja militar concreta y directa para cada objeto atacado», agregó.

Pero Moscú, aunque reconoce haber arremetido contra este tipo de instalaciones de gran importancia, niega que sus misiles tengan como objetivo a los civiles; su fin, asegura, es reducir la capacidad de Ucrania para luchar y empujar a su Gobierno, presidido por Volodímir Zelenski, a negociar la rendición y aceptar las condiciones de Vladímir Putin. Pero la realidad difiere de la versión rusa.

Y es que millones de ciudadanos permanecen sin calefacción, electricidad ni agua a un grado centígrado, según marcaban ayer los termómetros de Kiev. Caída de temperaturas Una tesitura que podría agravarse sobremanera pues se pronostica que este invierno las temperaturas caerán en picado hasta los menos veinte grados centígrados en algunas regiones del país. Para colmo, el conflicto armado no cesa y el Gobierno de Zelenski ya ha advertido a sus ciudadanos que se preparen para nuevos ataques del Kremlin y se abastezcan de agua y comida.

Ucrania está sumida en la oscuridad, pero la población mantiene la esperanza. «La luz siempre vence a la oscuridad, y la verdad siempre vence a la mentira», declaró ayer Zelenski en el vídeo diario que publica en su cuenta de Telegram. «Nuestro pueblo indomable superará todas las pruebas y vencerá. Los ocupantes rusos, que están tratando de hundir a Ucrania en un apagón, no pueden entender esto, y ellos mismos han estado en la oscuridad durante mucho tiempo», apuntó el mandatario, quien mandó un agradecimiento a «todos los que superan los desafíos sin precedentes que el Estado terrorista está creando para Ucrania.

A los trabajadores de la energía y de servicios públicos, rescatistas, autoridades locales, empresas... Todos los que ayudan a nuestro país a sobrevivir», puntualizó.

Millones de ucranianos sobreviven en condiciones de «vida extremas»
Comentarios