martes. 07.02.2023
Hasta ahora sólo los norteamericanos y la antigua Unión Soviética habían logrado hacerlo

Un misil chino contra un satélite propio causa inquietud en los EE.UU. y Japón

Corea del Sur y Australia se unen al malestar y Pekín responde que sus fines son pacíficos
Misiles P-12, de fabricación china, en una exposición militar en Zhuhai
Estados Unidos, Japón y Australia manifestaron ayer su preocupación después de que los servicios secretos estadounidenses hayan descubierto que China ha ensayado un arma capaz de neutralizar satélites. Tras confirmar una información publicada en el semanario Aviation Week , un alto responsable de la Casa Blanca indicó que las agencias de espionaje estadounidenses han constatado que China había ensayó, el 11 de enero, un arma capaz de destruir satélites. Durante la prueba, los chinos aniquilaron un viejo satélite meteorológico propio con una carga lanzada por un misil balístico. La colisión se produjo a unos 800 kilómetros sobre la Tierra. Hasta ahora, Estados Unidos y la antigua Unión Soviética han sido los únicos países que han demostrado su capacidad para desintegrar objetos en el espacio. La entrada de China en este exclusivo grupo, en caso de que se confirme la prueba, reavivará el debate sobre la militarización del espacio. «Estados Unidos estima que la elaboración y el ensayo de tales armas son contradictorios con el espíritu de cooperación al que aspiran nuestros dos países en el sector del espacio civil», declaró en Washington Gordon Johndroe, portavoz del Consejo de Seguridad Nacional de la presidencia estadounidense. En Tokio, el portavoz del Gobierno, Yasuhisa Shiozaki, también expresó sus «inquietudes». «Desde punto de vista de la explotación pacífica del espacio y de la seguridad internacional, estamos preocupados», declaró. China no hizo ningún comentario oficial. Un portavoz del Ministerio de Defensa que no fue identificado se limitó a afirmar que «no estaba al corriente». No obstante, el canciller japonés, Taro Aso, relató una conversación con el Ministerio chino de Relaciones Exteriores en las que aseguraba que sus intenciones eran pacíficas. «China utiliza constantemente el espacio con fines únicamente pacíficos», aseguró la cancillería china a Taro Aso, según precisó éste último. No obstante, el ministro japonés lamentó no haber sido informado de que la prueba iba a tener lugar. La manera en que se ha realizado esta prueba «es indiscutible desde el punto de vista de la utilización pacífica del espacio, pues la diseminación de restos puede ser fuente de problemas», aseveró Aso ante la prensa. La dispersión de restos fue una de las razones principales que llevó a Estados Unidos y a la Unión Soviética a poner término en su día a sus pruebas, las últimas tuvieron lugar en los años 1980. El gobierno de Australia ha convocado a la embajadora de China, Fu Ying. «La capacidad de destruir satélites en el espacio no es compatible con la oposición tradicional de China a la militarización del espacio», declaró a la prensa el ministro australiano de Relaciones Exteriores, Alexander Downer. El canciller australiano también subrayó su «inquietud» ante la posibilidad de colisión entre restos de satélites destruidos y satélites aún en funcionamiento, «que son equipos muy costosos», recordó.

Un misil chino contra un satélite propio causa inquietud en los EE.UU. y Japón
Comentarios