jueves. 02.02.2023
El pequeño condujo un coche a toda velocidad y después logró colarse sin billete en dos aviones

Un niño de nueve años cruza los Estados Unidos huyendo de la policía

Atravesó el país desde Seattle, en el extremo noroeste, hasta San Antonio, al sur de Texas
Un niño estadounidense de nueve años puede enfrentarse a varios cargos judiciales después de escapar en un automóvil a gran velocidad y vivir luego una odisea a través del país tras viajar, sin billete, en dos aviones antes de aterrizar en Texas. El menor Samaj Booker está retenido en un centro juvenil en San Antonio, en Texas, tras una extraña travesía que ha puesto en duda la eficacia de las medidas de seguridad aeroportuarias y ha dejado a directivos de aerolíneas estadounidenses atónitos. El drama comenzó el domingo, cuando la policía en Lakewood, en las afueras de Seattle, en estado de Washington, persiguió un vehículo robado, que alcanzó una velocidad de casi 140 kilómetros por hora antes de detenerse por problemas en el motor. Los agentes quedaron asombrados al descubrir que el conductor era un niño de nueve años, Samaj Booker. «Él no conducía del todo mal», confesó el teniente David Guttu, de la Policía de Lakewood. Booker fue devuelto a su madre, pero a la mañana se había escapado de nuevo. Booker entonces se dirigió al aeropuerto de Seattle Tacoma, donde persuadió a empleados de la Southwest Airlines de que le permitieran abordar un vuelo a Phoenix, en Arizona. De acuerdo con un comunicado emitido por Southwest Airlines, Booker se presentó en el mostrador como un niño de 12 años y pidió su tarjeta de embarque diciendo que su madre ya se encontraba en la zona lista para subir al avión. Sus palabras surtieron efecto y el niño recibió una tarjeta de embarque. El vuelo originario de Seattle aterrizó en Phoenix, donde Booker fue autorizado a cambiar de avión para aterrizar en San Antonio. Carecía de reserva Lejos de amilanarse, el niño intentó abordar otro avión para ir a la ciudad de Dallas, pero se comprobó que carecía de reserva, lo que indujo a los empleados a llamar a la Policía. Guttu aseguró que el niño de nueve años estaba «altamente motivado y decidido» a salir del estado de Washington y regresar a Dallas, donde viven miembros de su familia, entre ellos su abuelo materno. Su madre declaró a la policía que el niño no era feliz en Washington y «sólo consideraba a Dallas como su hogar», por lo que deseaba regresar allí. Estaba viviendo en la localidad de Lakewood desde hacía un par de meses. Sus familiares de Dallas tienen planeado ir a recogerlo al centro juvenil de San Antonio donde está retenido. Mientras tanto, los fiscales del estado de Washington están recogiendo antecedentes para determinar cómo proceder en el caso. Booker podría finalmente recibir una citación de un tribunal para responder por cargos federales como escapar de la policía, robar un vehículo y conducir sin licencia.

Un niño de nueve años cruza los Estados Unidos huyendo de la policía
Comentarios