sábado 23/1/21

La pesca y los subsidios bloquean el camino hacia un Brexit ordenado

La negociación para diseñar la futura relación del Reino Unido con la Unión Europea (UE) llega a partir del martes a la octava ronda oficial de contactos sin perspectivas de avances relevantes en los principales obstáculos que la bloquean, especialmente la pesca y los subsidios estatales.

El primer ministro británico, Boris Johnson, prioriza la libertad reguladora de Londres tras el Brexit, en lugar de apostar por mantener una relación lo más cercana posible a la UE desde fuera del mercado único, como aspiraba su antecesora, Theresa May.

Esa hoja de ruta ha enturbiado el diálogo entre ambos lados del canal de la Mancha y amenaza con precipitar una ruptura sin acuerdo a final de año, que tendría profundas implicaciones en ámbitos como el comercio, los servicios financieros, el transporte y la cooperación en seguridad.

Las leyes sobre rescates y ayudas a empresas han cobrado especial relevancia ante la recesión, y en Bruselas preocupa especialmente que las firmas británicas operen con ventaja en tiempos de crisis. La pesca es una de las principales cartas negociadoras del Reino Unido, porque la UE quiere evitar a toda costa abrir un nuevo reparto de cuotas que llevaría a choques entre países comunitarios.

Londres exige negociar cada año el acceso mutuo a las aguas, la cantidad total de pesca permitida y las cuotas que se asignan a cada Estado.

La pesca y los subsidios bloquean el camino hacia un Brexit ordenado
Comentarios