viernes 20/5/22

Rusia bombardea un hospital infantil en su intento por doblegar Mariúpol

Kiev acusa a las tropas rusas de utilizar a la población civil como rehenes y denuncia que hay bebés entre las ruinas de los hospitales destrozados Rusia reconoce por primera vez que ha enviado reclutas a la guerra de Ucrania
                      Daños en la infraestructura civil de Mariúpol, incluidos hospitales, viviendas, edificios de apartamentos de gran altura, supermercados y centros comerciales. MAXAR TECHNOLOGIES HANDOUT
Daños en la infraestructura civil de Mariúpol, incluidos hospitales, viviendas, edificios de apartamentos de gran altura, supermercados y centros comerciales. MAXAR TECHNOLOGIES HANDOUT

Rusia bombardeó ayer instalaciones médicas de la ciudad de Mariúpol, cuya conquista es clave para las aspiraciones de Putin de unir la península de Crimea con los territorios rebeles del Donbás.

Pavlo Kirilenko, de la administración militar regional de Donetsk, indicó en un comunicado difundido a través de Facebook que un hospital de maternidad, un centro médico, así como otras instalaciones sanitarias, fueron atacadas por las tropas rusas con bombas.

«Rusos, no solo habéis cruzado la línea de lo que es aceptable en las relaciones entre Estados y pueblos sino que habéis cruzado la línea de la humanidad», acusó.

El presidente de Ucrania, Volodimir Zelenski, condenó los ataques aéreos y calificó la situación de «atrocidad».

«Hay gente, niños, bajo los escombros. ¿Cuánto tiempo más seguirá el mundo siendo cómplice e ignorando el terror? ¡Declarad ahora mismo la zona de exclusión aérea! ¡Detened la matanza! Tenéis el poder pero parece que estáis perdiendo humanidad», dijo en su cuenta de Twitter.

El ministro de Exteriores ucraniano, Dimitro Kuleba, instó a la comunidad internacional a intervenir ante el asedio a la ciudad, donde unas 400.000 personas son rehenes de las tropas rusas.

En un mensaje difundido en su cuenta de Twitter, pidióa Occidente que haga uso de la fuerza para «detener esta guerra bárbara contra civiles y bebés» y insistió en que Rusia «bloquea la ayuda humanitaria y la evacuación» de civiles en la ciudad, donde «los bombardeos indiscriminados continúan».

«Cerca de 3.000 bebés necesitan alimentos y medicinas. Pido al mundo que actúe», ha añadido.

Sus palabras llegan después de que las autoridades de la ciudad señalaran que sólo queda comida para un periodo de entre tres y cinco días.

Seis corredores humanitarios para la evacuación de civiles de las ciudades están abiertos en el país en medio de acusaciones mutuas de incumplimiento de las treguas.

Según el jefe de la facción parlamentaria del partido gobernante ucraniano Servidor del Pueblo, David Arajamia, durante el último día fueron evacuados más de 40.000 civiles de localidades de todo el país donde se desarrollan las hostilidades.

«En un día de toda Ucrania se ha podido evacuar a más de 40.000 mujeres y niños», escribió Arajamia en Facebook. «Seguimos trabajando, los puntos más problemáticos son Mariúpol, Jarkov y la región de Kiev», agregó, sin especificar de qué ciudades fueron evacuados los civiles y qué rutas emplearon.

El jefe del centro de coordinación humanitaria del Ministerio de Defensa ruso, general Mijail Mizintsev, dijo que habían propuesto oficialmente a Kiev abrir diez corredores humanitarios este miércoles y llevar a cabo la evacuación de civiles y ciudadanos extranjeros de Kiev, Chernihiv, Sumy, Jarkov y Mariupol, y que las fuerzas rusas cesaron el fuego desde las 10 de la mañana hora local. Pero señaló que la parte ucraniana propuso tres más: desde la ciudad de Energodar a Zaporiyia, desde Volnovaja a Pokrovsk y desde la ciudad de Izyum en la ciudad de Lozovaya, y que Rusia estuvo de acuerdo con esas rutas adicionales.

El Ministerio de Defensa ruso informó de que las fuerzas de la autoproclamada República Popular de Lugansk (en el Donbás) tomaron el control de otras tres localidades, Zatyshne, Pischanka y Surovtsivka, durante el día de hoy.

Mientras, el Gobierno ruso reconoció ayer oficialmente que ha enviado a algunos reclutas a la llamada «operación militar especial», como denomina a la invasión de Ucrania, y dijo que está tomando medidas para que todos ellos regresen a Rusia.

«Lamentablemente, se han revelado algunos casos en los que había reclutas en las unidades de las Fuerzas Armadas rusas que participan en la operación militar especial en Ucrania. Casi todos esos miembros del servicio han sido traídos a Rusia», dijo Konashenko.

Una de esas unidades, «que tenía asignadas tareas de apoyo al servicio de combate, fue atacada por un grupo de sabotaje de un batallón» ucraniano y «algunos militares, incluidos reclutas, fueron capturados», dijo el portavoz del Ministerio de Defensa, Ígor Konashenkov.

Hasta ahora los responsables militares rusos, y el propio presidente Vladímir Putin, habían negado insistentemente que se hubiera enviado a reclutas a la ofensiva contra Ucrania.

Ayer, la Compañía Nacional de Energía Ukrenergo informó de que la planta nuclear de Chernóbil se había quedado sin electricidad debido a los ataques de las tropas rusas.

El ministro de Exteriores ucraniano, Dmitró Kuleba, alertó de que los generadores de electricidad que abastecen a la central tienen una capacidad de reserva de unas 48 horas y, transcurrido ese tiempo, sus sistemas de enfriamiento se pararán.

«Los generadores de reserva por diésel tienen una capacidad de 48 horas para alimentar la central nuclear de Chernobil. Después de eso, los sistemas de enfriamiento de la instalación de almacenamiento de combustible nuclear se detendrán, lo que hará que las fugas de radiación sean inminentes», advirtió Kuleba en un mensaje en la red Twitter.

Pero después el Ministerio de Defensa ruso acusó a las fuerzas ucranianas de haber atacado la red eléctrica que abastece a la central nuclear y aseguró que fueron expertos rusos quienes actuaron inmediatamente para cambiar a los generadores diésel de reserva. «Debo señalar con gran pesar que los nacionalistas ucranianos cometieron otra provocación extremadamente peligrosa».

Rusia bombardea un hospital infantil en su intento por doblegar Mariúpol
Comentarios