jueves 13/8/20

Rusia y Estados Unidos renegocian el tratado nuevo Start de desarme nuclear

Donald Turmp junto a Vladimir Putin. IKHAIL KLIMENTYEV/SPUTNIK/KREM
Donald Turmp junto a Vladimir Putin. IKHAIL KLIMENTYEV/SPUTNIK/KREM

En un ambiente enrarecido y con las relaciones en uno de sus peores momentos desde la Guerra Fría, delegaciones de Rusia y Estados Unidos han retomado los contactos a final de este mes en el Palacio Niederösterreich de Viena con la intención de elaborar un calendario de negociaciones para prolongar el único acuerdo que queda aún vigente entre ambos países, el de desarme y control de armamentos nucleares estratégicos nuevo Start, firmado en 2010, con Barack Obama al frente de la Casa Blanca y Dmitri Medvédev en el Kremlin. El nuevo Start, cuya vigencia se pretende extender, expira el 5 de febrero de 2021 y establece un máximo de 1.550 ojivas atómicas por ambas partes y un límite de 800 lanzaderas de misiles balísticos intercontinentales no desplegadas y de 700 si están operativas en tierra o a bordo de navíos y bombarderos estratégicos. La delegación rusa la encabezó el viceministro de ésta segunda cartera, Serguéi Riabkov, mientras que la estadounidense tuvo al frente al emisario especial, Marshall Billingslea, también arropado por avezados expertos en armas y derecho internacional. Pero el encuentro no fue más que una aproximación insuficiente, a juicio de la parte rusa, pese a que la estadounidense se expresó de forma más elogiosa. «Ha sido muy positiva. Han sido conversaciones detalladas sobre un amplio catálogo de cuestiones nucleares y se ha alcanzado un acuerdo preliminar para una segunda ronda», escribió Billingslea en su cuenta de Twitter. Riabkov, sin embargo, lo ve de otra manera. «No hemos observado ningún cambio en la postura de EE UU. Persisten las diferencias en asuntos clave como la duración que deberá tener el tratado y el factor chino», declaró el viceministro ruso. La reunión se vio sucesivamente pospuesta por el deseo de Washington de incorporar también a China al acuerdo, algo que Pekín rechaza y que Riabkov considera «poco realista».

Guerra espacial

Moscú quiere además que las negociaciones aborden otros aspectos como el sistema de defensa antimisiles americano y sus ensayos con misiles de largo alcance. A juicio de Riabkov, «todo debe ser tenido en cuenta: las nuevas tecnologías, la creación de un sistema global de defensa antimisiles, los lanzamientos de armas de ataque al espacio, etc.» y añadió que «lamentablemente no hemos percibido que los estadounidenses estén preparados para aceptar nuestra lógica».

Rusia y Estados Unidos renegocian el tratado nuevo Start de desarme nuclear