sábado 28/5/22

Rusia lanza la ofensiva final contra el Donbás

Putin envía a la embestida final a las tropas que fueron retiradas de Kiev y un convoy de diez batallones del Lejano Oriente ruso
                      Un hombre con una bicicleta cruza el puente destruido a
Un hombre con una bicicleta cruza el puente destruido a las fueras de la ciudad reconquistada de Irpin. ANDRII NESTERENKO

Ucrania da por iniciada la ofensiva final rusa contra el Donbás, en el este del país. Según fuentes ucranianas, tropas rusas intentan romper las líneas enemigas con una maniobra envolvente desde la región de Járkov al norte, la ciudad portuaria de Mariúpol al sur y la región de Lugansk al este del Donbás.

«Han comenzado a apretarnos con mucha fuerza desde el sur y también desde el norte. El plan de cercar nuestras fuerzas lo intentan llevar a cabo por todas partes», comentó ayer Oleksii Arestóvich, asesor presidencial ucraniano.

Hace casi dos semanas que el Ejército ruso anunció el repliegue de la región de Kiev, del norte del país y también de la zona de exclusión nuclear de Chernóbil. Con todo, Kiev mantiene que Moscú carece de los hombres suficientes para conquistar el Donbás.

La «liberación» del Donbás implicará el empleo de aviación, artillería y misiles, como ocurriera el viernes en la estación de tren de Kramatorsk, bastión militar ucraniano en la zona, donde murieron medio centenar de personas.

Arestóvich admitió que las tropas ocupantes han avanzado en dirección a Kramatorsk y al nudo de comunicaciones de Sloviansk, donde estalló la sublevación prorrusa hace ocho años. También reconoció que el enemigo cuenta con varias veces más fuerzas que el Ejército ucraniano, aunque este lleva preparándose para este momento desde la firma de los Acuerdos de paz de Minsk de febrero de 2015. «Veremos cómo acaba esto, todo se decidirá en el campo de batalla», dijo.

Participarán en la embestida final las tropas que fueron retiradas de Kiev, Chernígov y Sumi, y también un segundo convoy compuesto por diez batallones procedente del Lejano Oriente ruso, que aún no ha llegado a su destino, según el asesor del presidente ucraniano, Volodímir Zelenski.

Mientras, el jefe de la Administración Militar de Lugansk, Serguéi Gaidai, pronostica que cuando las fuerzas rusas hayan mejorado su posición táctica comenzarán a bombardear durante la noche a discreción y con todas sus fuerzas.

«Eso se prolongará durante varias horas en los territorios de Donetsk y Lugansk, y entonces comenzarán a avanzar con un gran número de tanques e infantería», dijo, aunque matizó que sólo lo harán cuando estén seguros «al ciento por ciento» de que no repetirán el error de febrero, cuando subestimaron la resistencia ucraniana.

Mientras, el Ejército ruso insiste en romper las líneas enemigas en torno a Izium, punto estratégico desde el que podría atacar las desguarnecidas posiciones ucranianas en Donetsk.

El Estado Mayor General mantuvo ayer en sus partes de guerra que las fuerzas rusas no han logrado suficientes éxitos en Járkov como para sorprender a las tropas ucranianas.

Según las imágenes vía satélite de Maxar, un convoy ruso de unos 12 kilómetros de largo acaba de cruzar la frontera y se dirige hasta Járkov, la principal ciudad del este del país. Además, la artillería rusa sigue martilleando la ciudad de Severodonetsk, en Lugansk, clave en el avance ruso hacia Kramatorsk y donde la «infraestructura vital» ha sido destruida casi al completo.

Para evitar una contraofensiva ucraniana, la aviación rusa volvió a bombardear el domingo el aeropuerto de Dnipó, que ha quedado totalmente destruido, al igual que la infraestructura colindante, según informaron las autoridades.

El Kremlin ha puesto un nuevo general al mando de la «operación militar espacial» en Ucrania, Alexandr Dvórnikov, actual jefe del distrito militar del sur, lo que incluye la anexionada península ucraniana de Crimea, y comandante del contingente ruso en Siria en 2015.

UN PLAZO PARA GANAR

Según fuentes occidentales, Dvórnikov labró su fama en la Segunda Guerra de Chechenia (2000), la contienda que aupó al poder al presidente Vladímir Putin.

Dvórnikov, de 60 años y que fue condecorado por Putin por sus servicios en el país árabe, tiene, según los expertos, hasta el 9 de mayo, Día de la Victoria de la URSS sobre la Alemania nazi, para tomar el Donbás.

El asesor de seguridad nacional de la Casa Blanca, Jake Sullivan, recordó los brutales ataques del Ejército ruso comandado por dicho general contra objetivos civiles en Siria.

Ante la falta de hombres, según fuentes de derechos humanos, las autoridades rusas obligan a los inmigrantes centroasiáticos, principalmente kirguises y uzbekos que recibieron recientemente la ciudadanía a convertirse en soldados profesionales, de lo contrario les revocan el pasaporte.

El ministro de Exteriores de Ucrania, Dmitro Kuleba, insistió ayer en la necesidad de que Occidente ayude a Kiev con «armamento moderno» antes de la batalla final.

«Ucrania ha ganado la batalla por Kiev. Ahora viene otra, la batalla por el Donbás. Nos estamos preparando con nuestros socios para obtener el armamento y los equipos necesarios para ganar», señaló a la NBC.

Kuleba subrayó que ya ha llegado la hora de dejar de hacer diferencias entre armamento ofensivo y defensivo.

El jefe del Gobierno austríaco, el conservador Karl Nehammer, será hoy el primer líder de la UE en reunirse con el presidente ruso, Vladímir Putin, desde que lanzó la invasión de Ucrania, en un encuentro en Moscú con el que quiere, dijo, contribuir a la paz pero también señalar los crímenes de guerra rusos.

Rusia lanza la ofensiva final contra el Donbás
Comentarios