viernes 06.12.2019

La subida de la gasolina incendia de protestas las calles de Irán

mikel ayestarán | teherán


Una semana después de anunciar el descubrimiento de «un nuevo gran campo petrolífero» en el suroeste del país, con unas reservas de 53.000 millones de barriles de crudo, lo que le convertiría en el segundo más importante de Irán, Hasán Rohani decidió por sorpresa aumentar un 50% el precio de la gasolina y racionarla. La decisión del presidente, que entró en vigor el viernes, incendió las calles del país y al menos un manifestante perdió la vida en los choques con las fuerzas de seguridad que se repitieron por segundo día en las principales ciudades. Las redes sociales se llenaron de vídeos y mensajes de manifestantes que clamaban contra la subida y arremetían contra las autoridades islámicas en lugares como Teherán, Garmsar, Gorgan, Ilan, Sinyar -ciudad donde se produjo el muerto-, Karaj, Qazvin, Qom, Sanandaj o Shiraz, informó la agencia oficial Irna. La república islámica es uno de los países que subvenciona de forma más importante el combustible. El precio del litro de la gasolina regular que era hasta ahora de 10.000 riales, se ha elevado a 15.000 (algo menos de ocho céntimos de euro) y cada automóvil privado tiene derecho a repostar 60 litros al mes a este precio subvencionado, cuando antes podía llegar a los 250 litros. A partir de esta cantidad el litro costará 30.000 riales.

La subida de la gasolina incendia de protestas las calles de Irán