sábado 21/5/22

Día 79 de invasión rusa de Ucrania: Suecia, como este jueves hizo Finlandia, da el primer paso para su integración en la Otan, un eslabón más en el proceso para que todos los países nórdicos queden integrados en la Alianza. Si el presidente ruso, Vladimir Putin, quería evitar que la frontera de la Otan se acercara más a su territorio porque lo consideraba una amenaza, la inseguridad que ha provocado la invasión de Ucrania ha dado como resultado el efecto contrario.

La Unión Europea reconoció este viernes que Finlandia podría apelar a la solidaridad de sus socios comunitarios desde el momento que solicitase su entrada en la Otan y hasta que su ingreso en la Alianza se hiciese oficial, invocando el artículo 42.7 del Tratado de la UE sobre la defensa colectiva. Tanto Finlandia, cuyos presidente y primera ministra han declarado estar a favor de que el país ingrese cuanto antes en la Alianza Atlántica, como Suecia, que se plantea seguir también esos pasos, pueden recurrir como Estados miembros de la UE a ese artículo.

Esos dos países prevén abordar su posible candidatura a la Otan durante el Consejo de los ministros de Defensa de la UE previsto para el próximo martes en Bruselas, indicaron ayer fuentes comunitarias.

En el contexto de la agresión rusa a Ucrania, Finlandia y Suecia, que han recibido amenazas de Moscú en caso de que quieran entrar en la Alianza, requieren garantías de seguridad durante el periodo que abarca desde que inicien el proceso de adhesión hasta que lo culminasen mediante la ratificación de los parlamentos de los 30 aliados.

El Reino Unido ya se ha ofrecido a apoyarlos defensivamente en ese lapso de tiempo, pero Estocolmo y Helsinki también podrían pedir ayuda de sus socios comunitarios hasta que estuvieran plenamente cubiertos, como miembros de la Otan, por el artículo 5 del Tratado de Washington.

Ese artículo del documento fundacional de la Alianza señala que si uno de los aliados se ve atacado, sería como si el ataque se hubiera realizado a todos los demás de la organización, que irían en su apoyo.

Suecia, como Finlandia, se encamina también hacia la Otan