viernes. 19.08.2022

El presidente de Ucrania, Volodímir Zelenski, prosigue con las destituciones en el servicio secreto del país dentro de su lucha contra la penetración rusa en las estructuras del poder, un esfuerzo que incluyó la destitución formal este martes por parte del Parlamento de dos estrechos colaboradores.

Los dos primeros altos cargos en caer fueron la fiscal general, Iryna Venedíktova, y el jefe del Servicio de Seguridad de Ucrania, (SBU), Iván Bakánov.

Según explicó el mandatario, se registraron 651 procesos penales por traición a la patria y actividades de colaboración con Rusia de empleados de fiscalías, órganos de instrucción y otros organismos para hacer cumplir la ley. Más de 60 empleados de la Oficina de la Fiscal General y del Servicio de Seguridad permanecieron en territorios ocupados por Rusia y «están trabajando contra nuestro Estado» indicó. Este tipo de conexiones entre los empleados de las fuerzas de seguridad de Ucrania y los servicios especiales de Rusia planteaban serias preguntas sobre el liderazgo de Venedíktova y Bakánova.

La primera estuvo en el equipo de Zelenski desde sus primeros días en el poder, según escribe el líder de la fracción del partido oficial El Servidor del Pueblo, David Arakhamia.

Bakánov a su vez es un amigo de la infancia del mandatario y fue su jefe de campaña en las elecciones presidenciales de 2019.

Ucrania prosigue la purga en el servicio secreto ante la infiltración rusa en el poder
Comentarios