miércoles 18/5/22

La Unión Europea plantea el veto al carbón y al petróleo ruso por la matanza de Bucha

La propuesta de Bruselas incluye por primera vez sanciones al sector energético, a falta del visto bueno final de los Veintisiete
                      Una calle de Bucha con vehículos militares rusos destruidos por Ucrania en la batalla por la ciudad. SERGEY DOLZHENKO
Una calle de Bucha con vehículos militares rusos destruidos por Ucrania en la batalla por la ciudad. SERGEY DOLZHENKO

Tras conocer «las atrocidades» cometidas por el Ejército ruso en Bucha, los Veintisiete prometieron rapidez en el diseño de nuevos castigos a Moscú. Dicho y hecho. Menos de 48 horas después, la Comisión Europea presentó una propuesta de sanciones, la quinta desde que comenzó la invasión, y que incluye por primera vez medidas energéticas.

La UE quiere cortar el suministro de carbón ruso —un sector que mueve cuatro billones de euros al año— y deja la puerta abierta a posibles sanciones al petróleo ruso. Esta propuesta deberá pasar el filtro de los Estados miembro en una reunión de alto nivel antes de entrar en vigor.

«Este veto a la importación de carbón (...) cortará una gran fuente de ingresos de Moscú», aseguró ayer la presidenta del Ejecutivo comunitario, Ursula von der Leyen, y supondrá una «respuesta firme a las acciones de Putin».

Además del sector energético, la UE busca cortocircuitar los ingresos del Kremlin con «el veto total del mercado» de cuatro bancos rusos, entre ellos VTB, el segundo más grande del país. «En total, estas cuatro entidades representan el 23% del mercado financiero ruso», añadió.

El veto a las importaciones también incluye materiales como madera y cemento y productos que van desde el marisco hasta el licor. Además, el bloque impondrá la prohibición general de que las empresas rusas puedan participar en procesos públicos de los Estados miembro. «El dinero de los impuestos europeos no debería ir a Rusia», explicó.

Europa también prohibirá a los buques rusos atracar en puertos de europeos y plantea un veto a los operadores rusos y bielorrusos en el transporte por carretera. Sólo se permitirá el transporte de productos alimentarios, ayuda humanitaria o energía. En paralelo, Europa reducirá sus exportaciones en ámbitos críticos como ordenadores quantum, semiconductores avanzados y maquinaria sensible. Los Veintisiete también avanzan en sanciones a personas y entidades relacionadas con el Kremlin.

Viaje de líderes a Kiev

A pesar de la presión que las sanciones europeas sobre Rusia, a la UE aún le queda margen de actuación. Lo dejó claro el comisario europeo de Comercio, Valdis Dombrovskis, quien aseguró que «si queremos parar la máquina de guerra, debemos cortar sus ingresos energéticos».

Los hidrocarburos representan el 62% de las exportaciones de Moscú, pero cualquier medida de este tipo ha chocado hasta ahora con el rechazo de los Estados miembro más dependientes energéticamente como Austria, Alemania y Hungría. Con todo, Úrsula Von der Leyen, insistió en que «debemos aumentar nuestra presión» y esta semana —aún sin una fecha concreta— viajará junto al jefe de la diplomacia europea, el español Josep Borrell, a Kiev para mostrar su apoyo a Ucrania.

La Unión Europea plantea el veto al carbón y al petróleo ruso por la matanza de Bucha
Comentarios