jueves 19/5/22

Se cumplen ya 60 días desde el comienzo de las hostilidades a gran escala desatadas por Rusia contra Ucrania. El origen de este conflicto se remonta a la primavera de 2014, cuando Rusia se anexionó la península de Crimea y propició la secesión de Donetsk y Lugansk, acontecimiento que provocó ya entonces una guerra con casi 14.000 muertos. Se esperaba que los acuerdos de Minsk, cuya segunda y definitiva versión fue rubricada en febrero de 2015, hubiera resuelto la cuestión territorial devolviendo a Kiev al menos el control del Dombás, ya que Rusia considera Crimea una cuestión «cerrada» y sin negociación posible.

Pero el choque entre Moscú y Kiev por sus distintas interpretaciones de lo acordado en Minsk impidió solucionar la disputa durante los últimos ocho años. Así que, el pasado 21 de febrero, Rusia reconoció como Estados independientes a las autoproclamadas «repúblicas populares» de Donetsk y Lugansk en sus fronteras administrativas reales, no en las establecidas en Minsk dentro de la llamada «línea de contacto». Supuso el enterramiento del único acuerdo de paz existente entre Kiev y los separatistas prorrusos. Tres días después, bajo el pretexto de que las tropas ucranianas estaban supuestamente causando un «genocidio» en Dombás, Rusia inició la invasión de Ucrania. Ahora, 60 días después, la balanza en el campo de batalla, pese a la superioridad rusa en efectivos y armamentos, no termina de inclinarse de un lado u otro. Lo que sí hay es mucha muerte, destrucción, un inmenso éxodo de refugiados y bajas en ambos bandos, especialmente en las filas rusas mientras Occidente ha desatado varias tandas de sanciones que amenazan con hundir la economía rusa.

Ya van sesenta días desde la invasión rusa de Ucrania
Comentarios