jueves 20.02.2020

El veto de Renzi a la reforma judicial abre una crisis en el Gobierno italiano

La negativa del partido de Matteo Renzi, Italia Viva, a apoyar el decreto ley de reforma del proceso judicial ha abierto una crisis en el Gobierno italiano, del que forma parte esa formación. El Consejo de ministros aprobó en la madrugada de ayer el decreto que reforma el proceso penal y nuevos términos para la prescripción de los delitos con la ausencia de Teresa Bellanova y Elena Bonetti, ambas ministras de Italia Viva, que no asistieron a la reunión.

Con este gesto, Renzi escenificaba su total oposición a las nuevas normas que pretende imponer el Gobierno sobre la prescripción de delitos y amenazó con presentar una moción de censura contra el ministro de Justicia, Alfonso Bonafede.

«El líder de Italia Viva debe ser responsable; si presenta una moción de censura contra Bonafede tendrá consecuencias», advirtió el presidente del Gobierno, Giuseppe Conte. Para Conte, la situación es «surrealista» porque «la mayor oposición llega, no de un partido de la oposición, sino de Italia Viva».

La respuesta de Renzi llegó con un vídeo en Facebook en el que aseguraba que ellos no habían abierto la crisis y que ahora «la pelota estaba en el tejado» de Conte.

Ante la situación, Conte mantuvo una conversación telefónica con el Jefe de Estado, Sergio Mattarella, que definió solo como un «intercambio» de opiniones.

El veto de Renzi a la reforma judicial abre una crisis en el Gobierno italiano