viernes 3/12/21
Trigésimo primera emisión

Hoy, concierto de Miguel Cabero: "En NFA puedo apostar por la música sin artificios"

El miembro de Nunca fuimos Ángeles, entre otras bandas en las que canta, ha compuesto el tema Un día más un día menos

"Habla de esta situación pero con mucha energía y esperanza"

NFA CASINO II
NFA, en uno de sus directos. DL

Miguel Ángel Rallo daba clases de guitarra a Miguel Ángel Cabero. Este último le llevaba sus temas y al otro le gustaban, tanto que le ponía arreglos y "sin darse cuenta" surgió Nunca fuimos ángeles. El nombre viene de la guasa que tiene que nadie les conozca por eso de Ángel de segundo nombre, y por "la vida del buen músico", que esconde noches más cercanas al diablo.

Miguel Cabero (Ponferrada, 1975) comenzó a los ocho años en el coro Schola Cantorum Catedral de León, y después en el Ángel Barja. Fue uno de los fundadores del Ensemble de músia medieval Abendmusik, con el que grabó dos discos. En la actualidad es vocalista en La banda de los martes (pop-rock),y de La banda del tararí.Pero es junto a su tocayo con quien puede explorar la faceta compositora. Esta tarde, a las 18.00 horas, protagonizará una nueva emisión para La ventana del Diario.

La música buena es sencilla y el formato dúo acústico lo confirma. ¿No han pensado en incluir a más gente?

 El dúo me permite desarrollar mi faceta de creador de canciones y apostar por una música sin artificios y en estado puro gracias a mi compañero y amigo Miguel Rallo que es un excelente guitarrista con una trayectoria musical muy amplia (Loca Evasión, Orquesta Hipanema, Banda del Tararí, Beatles cover band, etc…)

No obstante, a pesar de ser un dúo, en nuestro próximo disco La calle de atrás, se ha grabado con Carlos Barrios de sonido e iluminación Espacio DB, participan grandes músicos como Rafaria Montecristo, Miguel Rivas y Mauro Otero del grupo The Morgans, Kenia Quiroz de Tarfalla, David Casta teclista de la banda de los martes, la soprano Nathalie García, Cristina Falagán de la Púcara Folk…Así que estamos bien arropados.

Componéis vuestros propios temas, tanto en inglés como en castellano. ¿Para cuándo el disco?

Exactamente. Normalmente siempre compongo en castellano, pero voy bastante a Inglaterra, y en una de las vueltas a casa me salieron algunos temas en inglés que suelen gustar bastante, la verdad. Todos los temas que vamos a incluir en nuestro disco son propios y de diferentes estilos. Brit-pop, bossa nova, balada, blues y un Rhythm&Blues compuesto por Rallo.

Respecto al disco, pues justo antes de esta situación con la pandemia, habíamos acabado de grabar y estábamos ya mezclando los temas y preparando el diseño gráfico para enviar ya a duplicar. De hecho, teníamos la presentación oficial en la sala Tararí de Ponferrada el 25 de abril y ya estábamos cerrando fechas con otros locales. Pero esto nos pilló en medio y ha quedado todo en espera, con los directos incluidos.

¿La cuarentena ha sido intensa, creativamente hablando?

Pues la verdad es que sí porque los músicos hemos tenido algo que normalmente no tenemos, que es tiempo. Además los sentimientos están a flor de piel y las musas deseosas de asaltarte. A parte de colaboraciones virtuales con otros artistas, en mi caso he compuesto tres temas. El que más tiempo me ha llevado, no de composición sino de producción musical ha sido uno titulado Un día más es un día menos, que habla de esta situación pero con mucha energía y esperanza. 

En ese tema hay muchas colaboraciones...

Todo comenzó con Carlos Barrios, el cual se ocupa de la parte técnica. Escuchó mi tema y le gustó y me propuso llevarlo adelante con grupos del Bierzo. Nos pusimos en contacto con un montón de músicos (David Carrete de Interés Variable, Mauro Otero y Miguel Rivas de The Morgans, Fernando Álvarez de la banda de los martes, Jorge Vallines y Samuel Murciego de En Bruto, Luis Toral el director del conservatorio, Nathalie García, Cristina Falagán y una colaboración muy especial de alguien muy conocido en la música a nivel nacional…del cual hasta ahí puedo leer de momento ya que en unos días sabréis de quién se trata.

Gracias a todos ellos, el tema ha crecido de una manera espectacular  y el resultado está siendo maravilloso. La implicación de la gente ha sido brutal y cada uno ha hecho suyo el tema, desde el técnico, pasando por cada músico hasta Javier Rodríguez que se encarga de la parte audiovisual. Una experiencia muy enriquecedora que demuestra que los músicos unidos somos más fuertes y tira por tierra ese mito de rivalidad, envidias y egos individualistas y desmedidos con el que ninguno de los que participamos comulgamos 

¿Qué artistas nunca faltan en sus repertorios de los conciertos?

Quique González, Antonio Vega, Coque Malla y Manolo Tena o Sabina son fundamentales a parte de otros muchos pesos pesados en esa línea acústica de lo que hacemos.

¿Qué van a poder disfrutar los usuarios de Diario de León en su directo?

Desde luego van a descubrir temas propios que cuentan historias en clave de diferentes estilos y alguna versión de pilares básicos de la música en castellano. Creo que es un repertorio ideal para sentarse con una buena cerveza o un buen café y olvidarse por un rato de lo que pasa fuera. 

Eso sí,conocerán sólo la mitad del proyecto ya que desgraciadamente y como es normal,  Rallo no podrá brillar con su guitarra. Así que esta vez me la juego yo todo a una carta.

¿Cómo lleva la cuarentena?

Pues la verdad es que bien dentro de lo que cabe. No me aburro ya que entre el teletrabajo, la casa y la música ocupo todo el día. Además soy de los que a las 20:00 horas, después de aplaudir, toco unos temas por el balcón. Bien es verdad que como esto se ha alargado mucho, casi me he quedado sin repertorio (risas)... Y para no repetir temas, llevo ya un tiempo pinchando música de todo tipo. Además los vecinos me hacen peticiones diarias por Messenger. Desde aquí quiero dar las gracias a mi barrio por mantener la alegría a pesar de todo y pedir disculpas si a alguien molesto con la música alta en ese rato.

¿Qué cree que vamos a aprender de esta dura experiencia?

A valorar los besos, los abrazos y las caricias. A decir “te quiero” más a menudo. A disfrutar de las pequeñas cosas como un paseo por el campo, un café con un amigo, un puchero de mamá. A ser un poco mejor personas A ser más empático y solidario A llamar en vez de whatsappear. En definitiva, a valorar lo que ya tenemos. Lástima que el ser humano olvida rápido pero confío en que algún aprendizaje nos quede.

Hoy, concierto de Miguel Cabero: "En NFA puedo apostar por la música sin artificios"