lunes 01.06.2020
Decimonovena emisión

Miguel Rivas de The Morgans: "No haríamos una canción a la Cultu por respeto"

Miguel Rivas es el vocalista de esta banda berciana de pop-rock que ya comienza a despertar el interés nacional
Miguel, cantante de The Morgans, protagonista de la decimonovena emisión de La ventana del Diario. QUINITO
Miguel, cantante de The Morgans, protagonista de la decimonovena emisión de La ventana del Diario. QUINITO

Sitúense en la década de los 90, época de cintas VHS y en la que se podía escuchar "buena música a todas horas en España", recuerda. Tuvo suerte en su bloque, porque la vecina le dejó una de esas cintas repleta de videoclips. A Miguel Rivas (Ponferrada, 1985) le "voló la cabeza" un videoclip en concreto,el de Bittersweet Symphony de The Verve. Ahí se prendió la mecha, con sólo doce años. Continuó con los cassettes. Compraba cintas vírgenes y grababa temas y eso entonces "molaba mucho", tanto que hasta "le hacía las portadas", confiesa.

Luego fue una guitarra abandonada por el hermano mayor y un libro de acordes, y la genial idea de liar al hermano pequeño para empezar a hacer música. Desde ese momento, su proyecto único y el que será para toda la vida, asegura, es The Morgans, una banda berciana de pop-rock teñido de indie, que ya ha tocado en festivales tan relevantes como el Sonorama Ribera, el cual es, además, su favorito. Parece que tienen una gran proyección, más ahora, cuando piensan lanzar su primer álbum en castellano.

Tiene que ser divertidísimo y precioso subir a un escenario y dar caña junto a su hermano...

Es una de las mejores sensaciones y cuando el bolo fluye, te diría casi lo mejor del bolo. Los que tengan hermanos sabrán a lo que me refiero. Date cuenta que empezamos los dos a la vez en esto, y ya de niños salíamos con los mismos amigos los dos, dormíamos en la misma habitación. Es otro rollo. Hay una conexión entre los dos que no sé definir. A veces parecemos siameses, pensamos muy parecido…

Una de las cosas más épicas que hemos hecho juntos ha sido ir a Radio 3, o compartir cartel con Liam Gallagher en el Sonorama, o mover un seiscientos a pulso porque estorbaba para descargar la furgo antes de un bolo (risas).

The Morgans sigue consolidándose en festivales nacionales y es uno de los grupos punteros de la escena provincial... ¿Están preparando algo nuevo?

Bueno, nuestro principal objetivo ha sido siempre ir paso a paso, pero avanzando. Pocas veces damos pasos en falso, lo meditamos todo muy bien, con mimo. Cumpliendo las mini metas que nos vamos marcando para llegar al siguiente nivel. Eso lleva tiempo, y consolidarse como banda mucho más. Pero estamos contentos con el recorrido que llevamos.

Ahora hemos decidido hacer un disco en castellano, que quizás nos abra más puertas que antes, algo de lo que tenemos muchas ganas de sacar y que nos hace especial ilusión porque siempre hemos cantando en inglés.

¿Qué le parece el porvenir del 2020, con toda esta crisis?

Difícil de predecir, pero todo apunta que será un gran año en blanco para todo y para el mundo de la música en especial. A día de hoy, no puedo imaginarme grandes festivales llenos de gente a corto o medio plazo. Veremos. Es una crisis total y todo pasa, pero bueno, no hay mal que por bien no venga.

Este parón puede ser bueno para el arte, en cuanto a composiciones se refiere. Es un buen momento para hacer canciones. Ahora mismo estoy tocando mucho, algo que por trabajo nunca tienes demasiado tiempo. Yo espero y deseo que todo acabe pronto porque no puedo vivir sin ir a conciertos ni tocar en ellos.

¿Cómo es el proceso de composición con la banda? ¿Comparten influencias?

Normalmente partimos de una idea simple de voz y guitarra acústica o algún teclado que hagamos uno de nosotros en su casa. De ahí la enseñamos a los demás, damos nuestras primeras impresiones y si nos gusta o tiene potencial la vamos vistiendo. Le ponemos un bajo, una batería, unas guitarras…Y ya al final explotamos más la voz y la letra. Es como vestir a un niño pequeño, cada uno le pone una prenda hasta que sale de casa vestido como un pincelín.

En cuanto a las influencias, bueno, te diría que cada uno escuchamos una cosa, pero siempre hay algún grupo o sonido de alguna banda que nos flipe a todos y para mí personalmente me resulta muy fácil hacerme entender con los demás porque todos somos muy abiertos de mente y creo que a los demás les sucede un poco lo mismo. Siempre encontramos el punto en común y eso es súper importante en una banda.

Dicen que cantar en inglés más fácil, o que aumenta la proyección en el extranjero. ¿Eligieron las letras en inglés por algo en especial? ¿La españolización de The Morgans está más cerca?

La música que siempre hemos escuchado solía ser en inglés, Oasis, Jet, Beatles, un sin fin de grupos, y cuando empezamos nos sonaba bastante guay en inglés. Además por aquel entonces mi hermano estudiaba en Escocia y además es muy buen letrista, así que fue blanco y en botella.

Bien es cierto que también nos flipa Leiva, Quique González o Vetusta Morla, por nombrarte algunos. Tampoco desmerecemos lo que se hace en España que es mucho y bueno. Ahora, como te decía antes, queremos romper la baraja y dar un "grorpetasso" sobre la mesa cantando en castellano. Nunca lo hemos hecho como banda y sin duda es algo que nos pone mucho hacer. Nos gustan los retos nuevos.

¿Harían una canción a la Cultural Leonesa?

No. Pero por respeto, claro. Así como Mauricio Pochettino dijo que jamás entrenaría al FC Barcelona, nosotros lo mismo. No tenemos nada en contra de la Cultu, nos flipan los derbis y me gustaría ver un derbi Deportiva-Cultural en el Toralín en segunda división, pero como aficionados de la Deportiva no podría ser.

¿Qué van a poder disfrutar los usuarios de Diario de León en su directo?

Pues tocaremos algunos temas de la banda en acústico, y con una cervecita y buen rollo podemos pasar la tarde tan a gusto en casa. Y seguro que alguna cae en castellano.

¿Cómo lleva la cuarentena?

Pues muy tranquilo en casa, aprovechando a tocar mucho. De hecho, me paso la mayor parte de mi tiempo en el estudio aprendiendo cosas nuevas, así que muy bien. Por otro lado, tengo ganas de que todo acabe para poder hacer vida normal, salir con los amigos, pasear por algún pueblo, ir al cine. Pero esto no será más que una anécdota dentro de unos meses. ¡Ya queda menos!

¿Qué cree que vamos a aprender de esta dura experiencia?

Principalmente a darnos más cuenta de que la salud es lo primero en la vida y que tus seres queridos estén bien. Darnos cuenta de que trabajar en un supermercado no es insignificante. A valorar el trabajo de los sanitarios, de los cuidadores/as de las personas mayores. Y a valorar más los pequeños detalles como tomarse un vino con un amigo, con tu padre o tu hermano. A veces pienso que es todo muy apocalíptico, pero esto pasa en otros países todos los días. Nos viene bien bajar de la nube un poco y ver la realidad tal como es.

Miguel Rivas de The Morgans: "No haríamos una canción a la Cultu por respeto"