domingo 22/5/22
OLYMPUS DIGITAL CAMERA
Rocío Torío, artista invitada a la vigésimo quinta emisión de La ventana del Diario. RT (AUTORRETRATO)

Su voz evoca a las grandes del jazz y del blues. La polifacética Rocío Torío (Madrid, 1994) ha actuado con su banda, De Perdidos al Trío, cinco veces en León, y seguro que volverán. De hecho, su grupo, que toca todos los palos del funk, el jazz, el blues o todo lo que se les ponga en gana —lo conforman cinco reputados músicos de la escena cultural vallisoletana—, se está consolidando en los escenarios de Castilla y León.

Aunque el camino fue difícil. Rocío padeció miedo escénico en su pubertad y no fue hasta que decidió entrar en el coro de su instituto cuando comenzó a superarlo, poco a poco. Su carrera musical se inició como corista de la Orquesta Castellana de Guille Jové. Más tarde, se convirtió en la cantante de Los Molondrones, que fue la semilla de los perdidos. En la actualidad compagina sus conciertos con el teatro, como parte de la sección musical de la compañía Ghetto 13-26.

Escribir en castellano es algo nuevo para usted. ¿Le resulta complicado? ¿Se ve como cantautora?

La verdad es que siempre me resultó complicado componer en castellano. Nunca estaba satisfecha con lo que escribía y me resultaba mucho más fácil expresar mis pensamientos en inglés. Lo sé, es raro, pero hace unos meses me picó la curiosidad y quise volver a intentarlo. Siempre me pongo retos a mí misma. Empezaron a surgir ideas y palabras, de pronto le cogí el gusto y ya tengo escritos unos 10 temas nuevos para la banda.

No me veo como cantautora, me gusta mucho trabajar en equipo y ver como evoluciona cada tema según la perspectiva de cada componente, pero bueno, nunca se sabe.

El primer álbum de De perdidos al trío, de título homónimo y estrenado en 2017, tiene ocho canciones. En 2018 lanzaron Jam Ñam, con otros diez temas de los cuales algunos remasterizados. ¿Están trabajando en algo nuevo?

Si, en Jam Ñam decidimos incluir los temas de nuestra primera maqueta con muchos más detalles, cambiando cosas que no nos convencían de las primeras versiones o simplemente añadiendo instrumentos,para quedarnos más satisfechos.

Ahora mismo tenemos pendiente sacar unos temas, que grabamos de nuevo con el Estudio Cascabel, y que, a su vez, son las últimas composiciones que tenemos con nuestra compañera Rebeca Panedas, la cual ya no forma parte de la agrupación. Estamos trabajando en algo nuevo y creo que va a ser algo diferente a lo que llevamos haciendo hasta ahora. Estamos deseando volver al local de ensayo para crear en conjunto.

Ha trabajado muchos años para convertirse en cantante. ¿Qué ha sido lo más duro?

Desde luego superar el miedo escénico. Recuerdo que me obligaba a mí misma a subirme a un escenario y me ponía tan nerviosa que me temblaban las piernas. Supongo que fue a base de tirarme a la piscina y ver la reacción de la gente lo que hizo que la confianza en mí misma aumentara. A día de hoy me sigo poniendo algo nerviosa, sobretodo cuando canto yo sola con mi guitarra, pero con la banda soy bastante sinvergüenza.

¿Cuales son las tres voces más inspiradoras que ha escuchado?

La primera que me viene a la cabeza es Ella Fitzgerald. Es imposible no enamorarse de la versatilidad vocal que tenía al interpretar.

La segunda es Eartha Kitt. La primera vez que la escuché me sorprendió muchísimo el carácter de su voz. En concreto fue la canción “I want to be evil” que más tarde me animé a interpretar yo con la banda.

La tercera voz, sin duda alguna, es la de Rebecca Lovell, del grupo Larkin Poe. Me apasiona su timbre, sus graves y su fuerza. Ahora mismo es una de mis bandas favoritas.

Han actuado cinco veces en León y parece que tienen un público consolidado... ¿Cuando volverán? 

Pues no sabemos cuando será la próxima fecha, pero desde luego que nos encantaría volver pronto. Cada vez que volvemos notamos que hay público nuevo y éste nos apoya igual que hicieron los pucelanos en nuestro inicios. Además, Pablo, del Ret-Marut, siempre nos trata de lujo.

¿Qué van a poder disfrutar los usuarios de Diario de León en su directo?

Haré un mix de temas propios, de la banda y de versiones que me inspiran y me gusta interpretar.

¿Cómo lleva la cuarentena?

Va a ratos,pero en general bien. Estoy con mi familia y todos estamos bien, que es lo más importante. La mayor parte del tiempo estoy haciendo música además, lo cual hace que esto sea mucho más ameno.

¿Qué cree que vamos a aprender de esta dura experiencia?

Seguro que aprenderemos a valorar más a la gente de nuestro entorno cercano y el tiempo que pasamos con ellos. Pero también aprenderemos a valorar nuestros propios tiempos personales y a dedicarnos un poquito a nosotros mismos, parar y ser un poco más conscientes de lo que necesitamos a nivel emocional.

Rocío Torío: "Nos encantaría volver pronto a León"