martes. 09.08.2022

Trajes para la historia de León

La indumentaria tradicional leonesa es una de las más completas. El afán por conservar en el arcón ha conseguido preservar señas de identidad ancestrales. Aquí se dan algunas claves para entender los trajes que inundan fiestas y romerías

Una provincia tan diversa en paisajes como en la identidad de sus habitantes, León demuestra con sus trajes tradicionales, una gran riqueza cultural. Para el Museo Etnográfico Provincial de León, las imágenes de este reportaje pertenecen a su publicación La indumentaria tradicional leonesa, cualquier tipo
de generalización sobre la indumentaria tradicional representa un gran riesgo y más ante la existencia en el pasado de tantos trajes únicos como personas, con infinidad de variantes y formas. Es por este motivo por el que no se puede hablar de una indumentaria única y estándar para cada zona, aunque sí de ciertos aspectos en común que se dieron en las diversas regiones leonesas. No solo es importante el conocer las trajes, sino también los complementos que decoraban y completaban estas indumentarias. Tanto prendas como complementos varían en función del traje, ya que podían ser de gala (relacionado con acontecimientos de la cristiandad), media gala (festivos) o de labor (de trabajo). Mientras que todavía se conservan numerosas indumentarias de gala y media gala, apenas han llegado trajes de labor a nuestros días. El paso del tiempo ha ido desvencijando esta herencia cultural.

La riqueza de los materiales y de los adornos estuvo muy condicionados por la situaciones de aislamiento, culturales o riqueza de la zona, siendo o no de mayor calidad. Existen ciertas prendas que se encuentran presentes en casi todas las regiones, aunque cada una pueda gozar de particulares frente a la de sus vecinos. Es el caso del mantón. Este complemento femenino se puede encontrar siempre presente en los trajes de gala. Podían ser de mil colores y se utilizaba en los domingos, o los del ramo, en días de fiesta. Como sustituto a este mantón en algunas zonas se preferían los pañuelos de espalda, también conocidos como pañuelos franceses. 

En el caso del hombre, uno de las prendas más extendidas es la chaquetilla en los trajes de gala. En sustitución a esta se encuentra la capa como otro de los complementos masculinos para ocasiones festivas. 

Parece que la memoria histórica leonesa sigue intentando rescatar todos estos elementos tradicionales para que no desaparezcan con el tiempo, así que en fechas muy concretas estos trajes vuelven a lucirse por las calles, aunque sea de una manera puramente simbólica. Este es el caso de la tradicional romería a la Virgen del Camino, en la festividad de San Froilán. 

Rodaos, vainicas y punteos son los protagonistas de faldones, mantones, chaquetas... de tan antiguo origen y procedencia que se ha llegado a olvidar muchos de sus significados.

[Reportaje publicado el 22 de agosto de 2013]

[Autor: Pablo Guerra Nicolás]

Trajes para la historia de León
Comentarios