jueves. 09.02.2023
| Perfil | Fernando Viñuela de Celis |

Acostumbrado a la lucha

Aseguran las personas más cercanas a su entorno que es un hombre trabajador, buena persona y que no le gustan los enfrentamientos, salvo los que se producen en un corro de lucha
Fernando Viñuela de Celis, con gorra y camiseta blanca, arbitra un corro en una imagen de archivo
Fernando Viñuela de Celis nació hace 44 años en Villaquilambre -concretamente, el 8 de marzo de 1962- está casado y vive en el tercer municipio del alfoz, del que desciende toda su familia. Viñuela de Celis trabaja en Iberdrola como encargado de nuevos suministros y es el presidente del Colegio de Árbitros de Lucha Leonesa, disciplina en la participó como luchador en los años ochenta. Además de árbitro, es entrenador de lucha leonesa, sambo, grecorromana y libre olímpica, así como monitor de atletismo y entrenador y árbitro nacional de judo, deporte del que es cinturón negro. Aseguran quienes le conocen, que es un hombre trabajador, que le encanta el deporte, «todas las mañanas, llueva o nieve, sale a correr» -declaran las personas más cercanas a su entorno- y al que le gusta estar siempre rodeado de sus amigos y de sus seres más cercanos, además de rechazar los enfrentamientos, salvo los que se producen en un corro de lucha. Fernando Viñuela se lo ha pensado, y mucho, según las fuentes consultadas por este periódico, antes de tomar la decisión de presentarse como cabeza de lista del Partido Socialista en el tercer municipio del alfoz y si lo ha hecho «es porque no le gusta ver los derroteros en los que está derivando la cosa pública en su pueblo», puntualizan estas mismas fuentes, quienes además explican que para este licenciado en Ciencias del Trabajo y diplomado en Relaciones Laborales, Villaquilambre es ante todo y sobre todo su pueblo y, por esta razón, quiere ofrecer su trabajo para mejorarlo. A partir de este momento, comenzará a especularse sobre si el PSOE ha acertado o no; sobre si su secretario provincial, Miguel Martínez, ha hecho bien en prescindir de Miguel Hidalgo o no; o sobre si esta decisión le reportará más beneficios que perjuicios o a la inversa. Pero eso, hasta el 27 de mayo, digan lo que digan unos y otros, no serán más que especulaciones. El veredicto final se verá en las urnas, pero el primer golpe de efecto ya está dado.

Acostumbrado a la lucha
Comentarios