lunes 6/12/21

En ese punto de confluencia que divide los términos municipales de León y San Andrés del Rabanedo no cabe un alfiler. Lo reconoce Adif , en un informe en el que da cuenta de las apreturas que concurren a la salida del tren de la zona de soterramiento, tras la estación pasante, el encaje de la catenaria y la valla del perímetro ferroviaria, que estrecha la acera entre Párroco Pablo Díez y Quevedo al nivel de sendero urbano. No hay hueco para más, para ampliar el pasillo, según reclaman y han exigido de forma continuada parlamentarios nacionales del PP, y concejales y otros representantes políticos de este partido en San Andrés y León. «Con arreglo a las secciones tipo de proyecto de construcción, los postes de catenaria se sitúan a una distancia al eje de vía de 3,35 metros, alcanzando por tanto los 3,85 metros en su cara exterior, punto a partir del cual deben situarse la canaleta y conducciones que albergan los cables de comunicaciones y control, mando y señalización. Es evidente que, para la ejecución y mantenimiento de estas conducciones, los 31 centímetros de margen que quedan entre la parte externa del poste de catenaria y el muro son insuficientes. Por tanto, no es posible disminución alguna de dicha distancia. Para corroborar lo anterior, deben considerarse las especificaciones estipuladas en la Ley del Sector Ferroviario (Ley 38/2015 de 29 de septiembre), indica el informe del administrador ferroviario que se remitió al Senado para dar respuesta a una pregunta del senador leonés, Antonio Silván, que se interesó por este punto de conflicto, que limita el paso de peatones por esta vía urbana entre León y Trobajo. «A la salida del soterramiento de León se sitúa el tramo de línea ferroviaria coincidente con la zona de menor anchura de la acera de la Avenida del Párroco Pablo Díez. La distancia del muro de separación de la infraestructura ferroviaria al eje de la vía derecha varía entre 4,41 metros y 4,39 metros, separación mínima de 4,16 metros, conforme a los perfiles transversales», expone. La zona de dominio público debe llegar a un mínimo de cinco metros medidos desde el carril exterior; eso sin contar con que la agencia de seguridad ferroviaria debe bendecir esta modificación.

Adif reconoce que no tiene espacio para ampliar la acera de la Avenida de Quevedo
Comentarios