martes 17/5/22
                      dl
dl

Inmersos de lleno en este tiempo pascual, en el que los cristianos celebramos la Resurrección del Señor y en el que nuestra Hermandad siempre pone su mirada y recuerdo en los hermanos y hermanas que nos han precedido y ya descansan en la Casa del Padre, recibimos la inesperada y triste noticia del fallecimiento del hermano José María Villamediana de Celis.

Villamediana dedicó su vida profesional a Diario de León, donde fue responsable de Administración, Distribución y Ventas hasta su jubilación.

El hermano José María formaba parte de una de esas familias que siempre han tenido dentro de su corazón a la Hermandad Sacramental de Santa Marta y de la Sagrada Cena. No en vano su madre, la hermana María de Celis Blanco fue una enamorada de la hermandad y la que confeccionó desde su fundación y hasta que su salud se lo permitió, las túnicas de los hermanos y cuantos otros encargos de costura se le realizaban. Su tío Pepe de Celis Blanco fue otro entusiasta hermano al que quienes le conocimos recordamos entrañablemente. Y también su hermano Carlos Villamediana de Celis compartió ese amor a la hermandad, de la que llegó a ser Presidente en los años 1993 a 1997.

Pero el hermano José María acuñaba aún otra condición más. Si no recordamos mal, a día de hoy, era el único hermano fundador que continuaba entre nosotros. Contando tan solo cuatro años de edad fue uno de aquellos primeros cincuenta hermanos que vistieron la túnica de la hermandad el Viernes Santo del 4 de abril de 1947 y que desfilaron en la procesión del Santo Entierro organizada por la Real Cofradía de Minerva y Vera Cruz.

Desde muy joven formó parte de la junta de gobierno de la hermandad y al fin a sus 28 años accedió a la presidencia de la misma el día 10 de junio de 1971, siendo el noveno presidente de la hermandad y el más joven que ocupó tal cargo, en el que permaneció hasta 1973.

Él fue el encargado de confeccionar el programa de los actos conmemorativos del cincuentenario de la Hermandad en el año 1995 y dentro del mismo propuso en la Asamblea General de Hermanos el cambio de denominación de la Hermandad, pasando desde entonces, y previa autorización del entonces Prelado Legionense don Antonio Vilaplana Molina, a denominarse Hermandad de Santa Marta y de la Sagrada Cena, añadiéndose tal mención en alusión a nuestro paso titular. Además promovió la edición del Libro Historia de la Hermandad de Santa Marta, que recoge nuestra andadura desde la fundación hasta el año 1995.

También como buen papón leonés formó parte de la Junta Mayor en representación de nuestra hermandad en varios periodos y en sus largos años como administrador que fue de Diario de León, siempre se esforzó para difundir los actos de todas las cofradías y hermandades leonesas, dando así el mayor realce posible a nuestra Semana Santa, de la que también era un enamorado.

No sabíamos de sus dolencias, ya que el Jueves Santo, como era en él habitual, acudió a visitar su querido paso de la Sagrada Cena y departió fraternalmente con todos nosotros, por ello, como ya hemos dicho, lo impactante de esta luctuosa noticia.

Como hombre de fe que era y devoto de nuestra Protectora Santa Marta, creía y esperaba la resurrección del último día. Estamos seguros que ella ya le habrá conducido a la Betania Celeste, donde el Divino Maestro pasará a recibirle, pagando así cuanto de bien hizo por su Hermandad.

Descansa en paz José María.

Dicit ei Martha: «Scio quia resurget in resurrectione in novissimo die».

(Marta respondió: «Sé que resucitará en la resurrección en el último día». Juan, XI-24)

Adiós al último fundador de la Hermandad de Santa Marta
Comentarios