martes 24/5/22
                      Alonso Sutil, Ignacio Urbelz, José Antonio Diez y Drakus Kushara (Wacker), ayer en ADL. FERNANDO OTERO
Alonso Sutil, Ignacio Urbelz, José Antonio Diez y Drakus Kushara (Wacker), ayer en ADL. FERNANDO OTERO

ADL se dispone a echar raíces en León con un impulso de actividad en torno a la biotecnología, que es una de las tres líneas de trabajo que se desarrollan en la factoría. Ignacio Urbelz, presidente director general de la compañía, enfatizó ayer esta posición estratégica, sobre la que ha pivotado parte de la actividad más transcendente para sortear los efectos de la pandemia. No sin problemas tácticos que condicionan al sector industrial. «Estamos aquí para quedarnos», garantizó el ejecutivo sobre las inquietudes y otras variables que condicionan la cimentación de un proyecto que ha contado con tres accionistas de referencia en los últimos cinco años. Durante una visita del alcalde de León a las instalaciones de Antibióticos de León, Urbelz relató dos inquietudes que condicionan ahora a la facturación y fabricación en la factoría. «Los problemas en la cadena de suministro y el coste de la energía; es evidente que esa situación de precios y escasez han hecho mella en la cuenta de resultados», expuso el ejecutivo sobre la lista de desafíos de ADL, que ha escalado de nuevo a la cima del sector farmacéutico y biotecnológico de León. «Somos electrointensivos, consumimos gran cantidad de energía y gas para producir, y hemos tenido que recurrir también al vías alternativas de suministro ante el desabastecimiento y los problemas con los proveedores habituales a escala mundial». A escala mundial está posicionada la proyección biotecnológica de Antibióticos, en investigación y producción de componentes para la industria del perfume y el cuidado personal.

De forma paralela, ADL mantiene su presenta en la factoría farmacéutica tradicional, a través de la línea de fermentación, y la planta piloto, «que dedicamos a líneas de trabajo para implementar el crecimiento en otras compañías». Para dar visibilidad a este proyecto industrial, con «base de crecimiento sólido y garantizadas», José Antonio Diez celebró la aportación económica, social y laboral de esta factoría para la capital leonesa. «No sólo por el empleo, también por las sinergias que hace confluir en una ciudad que ha sido referente en el sector farmacéutico desde hace décadas», remarcó el alcalde. ADL Biopharma emplea en León a 270 trabajadores, en un espacio que comparte con la actividad de la alemana Wacker.

ADL da muestras de consistencia en León: «Estamos aquí para quedarnos»
Comentarios