viernes. 07.10.2022
Cesáreo Jurado posa en su domicilio. MARCIANO PÉREZ

La Audiencia Provincial de Valencia ha admitido el recurso presentado por el nonagenario leonés que pleitea para demostrar que perdió 700.000 euros en acciones bancarias como consecuencia de una mala gestión del banco en el que había depositado sus fondos para la compra de acciones.

Las acciones judiciales, que se han emprendido en varios tribunales del país, han cristalizado en el caso elevado a la Audiencia Provincial de Valencia, donde se presentó recurso después de que un juzgado de Primera Instancia de la ciudad del Turia desestimase las pretensiones del afectado.

Cesáreo Jurado, residente en La Bañeza, está siendo tratado de fibrosis pulmonar, cardiopatías, hipertrofia prostática e incontinencia de orina. También está ciego del ojo derecho y tiene una grave pérdida de visión en el izquierdo a causa de un glaucoma, y para actuar, está siempre uncido por su nariz a un aparato que le suministra oxígeno.

Pese a todo este cuadro médico y a sus 92 años de edad, su condición de letrado profesional colegiado en Asturias y Madrid le ha llevado a emprender esta causa para reclamar las cantidades que le pertenecen.

Nuevos frentes
El afectado extiende ahora sus quejas a BBVA y CaixaBank, con críticas duras hacia el presidente

Según relata, en 2017 Bankia celebró una junta general en la que aprobó una reducción del capital social para ampliar la reserva sociales y un contrasplit por el que cuatro acciones se agrupaban en una, cuyo nominal era la suma del nominal de las cuatro anteriores.

Como las acciones Bankia así amortizadas no se pagaron a los accionistas por su valor real y los denunciados no avisaron al denunciante, perdió 393.750 acciones Bankia, que valoradas a 1,71840 en el último cambio bursátil, suponen un total de 702.450 euros de pérdidas. Pero ahora no solamente extiende su cruzada personal contra esta entidad bancaria sino que la amplía a Caixa Bank y a su presidente, José Ignacio Goirigolzarri, al que lanza duras acusaciones en sus escritos ante los juzgados.

Cesáreo es también accionista también de BBVA «que me acaba de notificar que en junta general aprobará una reducción del capital social del 10 %. Se ve que si Bankia consiguió más de 6.000 millones de euros de beneficio, BBVA quiere imitar el ejemplo», protesta. «Ahí comprendí cuál era el mensaje que me lanzaban y vendí todas mis acciones», explica.

El denunciante advierte de que advierte de que toda reducción del capital social que no pague las acciones que se amortizan «es siempre fraudulenta y delictiva porque requiere del máximo secreto para que se entere el menor número posible de accionistas, dice en su escrito.

Admiten el recurso del jubilado que perdió 700.000 €