martes. 29.11.2022

La lucha de las poblaciones leonesas afectadas por el trasvase diario de sus aguas subterráneas hacia Asturias, por efecto de las obras de los túneles de Pajares, no cesa. En estos momentos trabajan en la identificación de los daños y su inventariado para elaborar un informe destinado al Ministerio de Transición Ecológica (Miteco), que analiza si procede o no la modificación de la Declaración de Impacto Ambiental (DIA) de 2002 del proyecto de los túneles, tras conseguir los servicios jurídicos de los afectados abrir esta vía después de presentar un recurso de alzada. Tiene como objetivo exigir medidas correctoras que reparen el impacto del trasvase permanente del agua en un territorio enmarcado en la Red Natura 2000 y protegido por la Unesco con el sello Reserva de la Biosfera.

Carlos González Antón, abogado del colectivo, comenta que para la labor de compendio de estos daños precisan ayuda técnica y económica de la Junta. «Luchamos por un proyecto integral para la recuperación hídrica de estas zonas, por eso debemos identificar todos los daños». Serán precisos «millones» de inversión «porque las actuaciones no se pueden quedar en meros parches, tras una violación clara del derecho comunitario en zona Red Natura 2000, y deben de ser una activo turístico y ambiental».

Insiste en que la pérdida de nivel freático tendrá consecuencias devastadoras para este hábitat (agrarias, ganaderas, medioambientales, turísticas...), si no hay medidas correctoras. Pone el ejemplo del plan que se puso en marcha en la zona de Doñana tras la ruptura de la presa de Aznalcóllar.

De no aceptar el Miteco la modificación de la DIA de 2002, González Antón advierte de que reactivarán la queja planteada ante la Comisión Europea por el incumplimiento de tres directivas (Hábitat, Evaluación Ambiental y Marco del Agua), además de recurrir a los tribunales españoles. «El hecho es que los túneles son un coladero para el agua de León y el problema sigue, a razón de 350 litros por segundo, nosotros luchamos por garantizar que no se pierdan». Exigen también a Adif que se haga cargo posteriormente de las infraestructuras del plan de recuperación.

Los afectados exigen una restauración global como sucedió tras Aznalcóllar